lunes, 27 de abril de 2015

Chouquettes con mousse de chocolate, nata y sirope

Bueno, recordadme un poco como siempre fui, no he recortado la foto por donde debía...
Visto que este blog está en estado comatoso, vamos a dejar algo bonito, para que si venís y no estoy,  me recordéis como lo que nunca fui.

De hecho, creo que voy a fechar esta entrada como 01/01/2050, para que, incluso si sigo publicando, esto sea lo primero que veáis al llegar a casa...

Con recetas como estas me siento taaaaaaaan Rachel Khoo, tan little Paris kitchen, taaaaaaaan Pierre Hermé, tan tarde de domingo y tan todo.

Por supuesto, ocasiones como estas merecen que saque mi gran caja. La caja.
Y un recordatorio, cada tanda de chouquettes que vayáis horneando, necesitará menos tiempo o temperatura, porque el horno se habrá calentado como un tiro.
Al menos, el mío.
Vamos, que menos mal que en la última van menos de diez piezas, porque salieron más bien bronceaditas.

Por supuesto, podéis intentar hacer las chouquettes más cuquis, ¡¡pero bastante tuve con ser capaz de formar nada con una manga pastelera!!

Las recetas, tanto de la mousse de chocolate como de las chouquettes son de Mais pourquioi est-ce que je vous raconte ça. Es más rápido decir Dorian cuisine, pero no queda taaaaaaaaaaan tremendamente chachi.

Sí, os sorprenderá que para hacer esta receta haya sido infiel (a la vez) a David Lebovitz y Rachel Khoo, pero si fisgáis un poco en Mais pourquoi, comprenderéis por qué!!
Y sí, me vine tan arriba de lo bien que me quedó todo, que me lie la manta a la cabeza (!!??) y monté nata. Me vine tan arriba que preparé preparé mi sirope de cilantro y canela.

[Sí, quiero decir que herví agua y sumergí en ella el bote de sirope para que se ablandase]

Si lo de veniros arriba es quedaros cortos, podéis meter la nata montada en una manga, con la idea de hacer algo precioso, y luego formar un churro indecente en el cuenquito.
Sí, mi nata parece de bote, pero eso lo hice yo solita, lo monté yo, lo enmangué yo, y yo hice esa decoración, digna de una pareja de artistas como nosotros somos.

Os prometo una merienda de domingo (o de lo que queráis) super chachi. Mojar las bolitas en mousse, o rellenarlas con nata, o comerlas tal cual... Y no dejar que lleguen al lunes (o a lo que caiga mañana).

Chouquettes con mousse de chocolate, nata y sirope
Ingredientes:
Para 35-40 chouquettes...
- 60 ml (1/4 de taza) de leche
- 65 ml (1/4 de taza + 1 cucharadita) de agua
- 45 g de mantequilla
- 5 g de azúcar
- 1 pizca de sal
- 75 g de harina
- 2 huevos
- Azúcar gordito
Para 3-5 raciones de mousse de chocolate...
- 120 g de chocolate (tocó Jivara)
- 2 yemas
- 3 claras
- 30 g de mantequilla
- 30 g de azúcar
Y si todo sale bien...
- No sé cuánta nata de montar muy fría
- Algo de azúcar blanco
- Un montón de sirope de chocolate con cilantro y canela
- Saltitos de pava (si sois vergonzosos, vale con que sean de alegría) y grititos de euforia (lo mismo)

Preparación:
A por la choux...
1) Poner en un cazo la leche, agua, mantequilla, sal y azúcar y llevar a ebullición.
2) Sacar del fuego, añadir de una vez la harina y mezclar bien con unaa cuchara de madera hast que sea homogéneo y se separe de las paredes.
3) Volver a poner al fuego, a temperatura media-baja y cocinar un par de minutos, sin dejar de remover, hasta que se seque la masa.
4) Sacar del fuego, esperar unos minutitos para que enfríe un pelín, y luego añadir, sin dejar de remover, los huevos, de uno en uno.
Esto se puede hacer sin problema con la cuchara de madera.
5) Meter en la manga (sí, yo también), formar bolitas en una bandeja de horno cubierta con papel.
Luego podemos mojarnos el dedido y con él bajar la puntita que pueda haber quedado, o arreglar estropicios varios (como mínimo, intentarlo).
Echar por encima las bolitas de azúcar.
6) Hornear a 180º durante 15 minutos, abrir la puerta del horno, cerrar rápidamente, y hornear 5-10 minutos más.
Aunque mi tiempo de horneado fue de 20-25 minutos, Dorian propone 25-30 y es en el minuto 20 en el que abre la puerta del horno.
Templar o enfriar (esto segundo no es necesario) en una rejilla y servir.
Toca chocolate...
1) Derretir en un cazo (o al baño maría) la mantequilla y chocolate a fuego bajito.
Enfriar un poco.
2) Montar las claras hasta que estén bien firmes con el azúcar, que añadiremos ya al final, y sin parar el robot.
3) Incorporar las yemas al chocolate.
Luego añadir parte de las claras y batir sin cuidado.
Ahora el resto de las claras, con movimientos suaves y envolventes, con espátula, para no cargarnos el aire.
4) Echar en vasitos y refrigerar al menos 2 horas.
Y si nos hemos venido arriba...
1) Montar la nata con el azúcar.
Si nos hemos venido muy muy arriba, metemos en una manga y hacemos como que lo ponemos bonito en un plato (la idea es que no parezca nata de bote, como sucede en mi caso).
Refrigeramos hasta usar.
2) Ya solo toca buscar cuencos bonitos y servir las chouquettes acompañadas de mousse, nata y sirope, y con un cuchillito para poder abrir y rellenar.
Hace justo un añito:
¿Y hace dos? ¡Qué pesada!

Eso sí que es ser pesada, las reliquias de hace tres años Bizcocho indecente de calabaza
Parece mentira, pero ya van cuatro... Muffins de Bailey's con ositos perjudicados

lunes, 16 de febrero de 2015

Reto de invierno - Lentejas, embutido y coles, ¿yo?

Si leéis los ingredientes, decís: "Esta se ha rajado".

Legumbre, embutido y lombarda.


Evidentemente, no esperaríais que apareciera con un guiso de lentejas con chorizo y col, o con una ensaladita con lentejitas y chorizo. De hecho, directamente, no esperaríais que apareciera.
Y es que, de haberme ido al lado tradicional (y oscuro) de estros ingredientes, habría conseguido pasar un día sin comer, y que el taster se negase incluso a hacer las fotografías.

Me imagino a Rosi y Marga preguntándose si hoy en mi blog habría un dibujo a boli y lápices de colores de un plato de lentejas.
A Aurélie no, ella ya sabía que andaba en pleno proceso artístico.

Así que, con este trío de ingredientes, tenía dos opciones: brownie o hamburguesa.
Afortunadamente (para todos), me he decantado por la segunda opción.

[[La primera no me parece tan rara, hay brownies con bacon y cachos de patatas fritas de bolsa; así como un montón de ellos con alubias de todos los colores, calabacín, aguacate...]]

Y basándome en aquella hamburguesa que me plagiaron antes de que la inventase, he preparado unas hamburguesas de lentejas, pavo y sobrasada (sobrasada no, ¡¡SOBRASADA!!). Regalada con un cariño que me puedo imaginar, aunque no lo viejra, porque fue entregada por mensajería, la mejor cartera del mundo (aprendió en la oficina de Bienvenidos al Norte).

Y al que ni así piense comer lentejas, le dejo unas patatas, buenérrimas, con eneldo y parmesano, que son de Natasha's Kitchen.

¿¿Os venís?? Si no os gusta, siempre podéis pasar a ver qué han dejado Aurélie, Rosi y Marga.

Hamburguesas de pavo, lentejas y sobrasada
Ingredientes (3 hamburguesas):
- 75 gramos de pollo o pavo
- 30 gramos de avellanas o anacardos
- 20 gramos de parmesano o grana padano troceado (o rallado)
- 135 g de lentejas rojas, cocidas y bien escurridas
- 1 cucharada de pasta de curry
- 1 chorrito generoso de salsa Worcester
- 1 1/2 cucharada de harina
- 1 cucharada de pan rallado fino
- Curry en polvo
- Sal
- Pimienta
Para servir...
- Brotes de col roja
- Queso (usamos uno con cominos)
- Pan
- Mayonesa al curry (he mezclado mayonesa con pasta de curry)
- Canónigos, rúcula o lechuga

Preparación:
1) Meter en la picadora los frutos secos, queso y pollo y picar bien.
Añadir las lentejas y picar de nuevo.
No queremos un puré, sino que haya algo de textura y grumo.
2) Pasamos a un bol, le añadimos la pasta de curry, Worcestershire, algo de curry en polvo, sal y pimiente y mezlamos con una espátula o cuchara.
3) Añadir por último la harina y pan picado y mezclar bien, ahora, aunque sea más guarro, será mucho más eficiente con las manazas.
Si hace falta más harina o pan picado, lo echamos, pero tampoco queremos que esté super seco.
La cantidad va a depender del agua que hayan soltado las legumbres.
4) Formamos las hamburguesas, a ojo, o bien con cortadores de galleta, para que tengan una forma más perfecta.
Envolvemos en film engrasado y refrigeramos al menos 30-60 minutos.
De este modo, coge mejor los sabores, pero además conseguimos que cojan textura y no se nos rompan al cocinar.
5) Calentar una sartén o parrilla, pincelamos con aceite las hamburguesas o la sartén y cocinamos las hamburguesas unos 6-8 minutos por cada lado (según el grosor).
Mientra, tostamos le pan.
6) Y fácil, canónigos, salsa, hamburguesas y queso, y coronamos con los brotes.
Si usáis pan normal, pues más ordenadito y empezando por la salsa, ¿no? :P

Patatas con eneldo y parmesano
Ingredientes (2 raciones):
- +/- 4 patatas pequeñitas (200-250 gramos), cortadas en cuartos u octavos
- 1 cucharadita de sal
- 28 gramos (2 cucharadas) de mantequilla (usamos la de ajo de Block House)
- 2-3 cucharadas (3-4 ramitas) de eneldo fresco, separado del tallo
- 2-3 cucharadas de parmesano rallado

Preparación:
1) Ponemos las patatas en un cazo, cubrimos con agua templada y añadimos la sal.
Cuando hierva, cocemos 10-12 minutos, hasta que estén tiernas al tenedor.
2) Colar muy muy bien, y luego extender en una tabla durante tantas horas como podamos, que se sequen muy bien.
3) Calentar en una sartén la mantequilla, extender las patatas y cocinarlas a fuego alto durante 3 minutos, sin moverlas ni nada.
Darles la vuelta y cocinar otros 3 minutos por el otro lado, lo mismo, sin toquitearlas, pero bajando el fuego si ya se están dorando demasiado.
4) Remover otro poco, añadir el eneldo y el queso y enfriar fuera del fuego unos minutitos antes de servir.

Hace justo un añito:
¿Y hace dos? ¡Qué pesada! Bizcochitos de cacao y Marnier
Eso sí que es ser pesada, las reliquias de hace tres años Acordeón de patata dulce

lunes, 19 de enero de 2015

Arroz del olvido para recordar

Nunca gano nada. Así que me voy a dejar de tonterías. Expat, Autoestopista, me retiro. Entre vosotros queda la lucha por ver quien es capaz de ser más irregular publicando.

Cuando preparé este arroz (puede que haya ingredientes que ya no existan), estaba segura segura segura, al 100% de cien (!!!) de que lo publicaría al día siguiente, vamos, inmediatamente. Estaba taaaaaaaaaaaaaaan bueno, que quería compartirlo a toda costa.

Tan bueno no estaría entonces, si has tardado tanto.
No, ¡no os fiéis de mis actos! [Pero sí de mi palabra...]
Como veis, el menú estaba en el olvido, pero era una pasada... ¿Abuelas, yo?
Estaba buenísimo, pero luego lo dejé, lo dejé, lo dejé... Y ya dad gracias de que haya encontrado la receta en mi ordenado cuaderno.
Dad aún más gracias, fui anotando las observaciones y aún se conservan.
Y es que anotarlas no es lo inusual, lo extraordinario es que no están tachadas con soja, chocolate o algo así (fijo entonces que ese día el postre no llevaba chocolate, si vierais las caras del taster ante mi libreta de recetas...).
Mmmm, ¡eso de ahí arriba es lo que yo quería!
Era una receta de Ottolenghi... Pero ya no sé si seguía la receta o hice una fusión entre el mejadra y el enjoyado, o algo, o directamente empecé haciendo uno y terminé haciendo lo que me dio la gana...
Solo recuerdo que quería hacer uno de esos arroces para acompañar los kebabs, y que tenía muchas ganas de comer garbancitos y cebollita crujiente...

Arroz con garbancitos y cebollita crujiente
Ingredientes (para 2 personas, aunque no os importaría zamparlo sin compañía):
Arroz...
- 1 cucharadita de aceite
- 20 gramos de arroz salvaje
- 70 gramos de arroz basmati
- Menos de 1/8 de cucharadita de sal
- 110 ml de agua
Garbancitos crujientes...
- 80 gramos de garbanzos cocidos, bien escurridos del líquido y bien sequitos (yo los pongo al aire, sobre papel de cocina durante muuuuuuuuuuuuuuuuucho rato)
- 1 cucharadita de aceite
- 2/3 de cucharadita de comino
- 1/2 cucharadita de curry
- Menos de 1/8 de cucharadita de sal
Cebollita crujiente...
- 1 cebolla pequeña cortada en tiras o aritos (lo que salga) muy finitos
- 1-2 cucharaditas de harina (yo usé harina de garbanzos)
- 30-60 ml (2-4 cucharadas) de aceite
- Curry
- Pimentón
Y además...
- 35 gramos de pasas o arándanos secos (eso pone en mi libreta, pero yo usé un puñado de anacardos tostaitos)
- 2 cucharaditas de perejil (no puse)
- 1 cucharadita de cilantro fresco (yo usé molido...)
- 1 cucharadita de eneldo (yo usé seco)
- Pimienta

Preparación:
1) Cocer el arroz salvaje en un cacito con mucha agua durante unos 25 miutos.
Colar y reservar.
2) Calentar a fuego alto 1 cucharadita de aceite.
Añadir el basmati, sal y saltear removiendo bien.
3) Añadir el agua hirviendo, tapar y cocer durante 15 minutos.
Destapar, poner un paño, volver a poner la tapa y reposar durante 10 minutos.
4) Calentar en una sartén pequeña 1 cucharadita de aceite.
Añadir el comino y el curry y saltear 1 minutito.
Añadir los garbanzos, sal y cocinar hasta que estén doraditos y crujientes, unos 5 minutos.
5) Mezclar en un cuenco la cebolla finita con la harina.
Calentar el aceite con un poco de curry y pimentón.
Cuando esté bien calentito añadimos con unas pinzas la cebolla y freímos 2-3 minutos, que se dore.
Secar en papel de cocina.
6) Mezclamos los dos tipos de arroces (si han enfriado, los recalentamos en la misma sartén de freír los garbanzos) con los garbanzos crujientes, las pasas o anacardos, perejil, cilantro y eneldo (si los usamos), y ajustamos de sal y pimienta.
Ponemos por encima la cebolla, y listo :)
Hace justo un añito:
¿Y hace dos? ¡Qué pesada!
Eso sí que es ser pesada, las reliquias de hace tres años