lunes, 14 de noviembre de 2011

Tarta de queso Quark de fresa

Vale, sí, esto ya lo he dicho antes: Me encantan las tartas de queso, de cualquier queso, ¡¡y de cualquier color!!
Y supongo que, si uno ha entrado aquí un par de veces, no se sorprenderá si menciono que el color rosa en casi todas sus tonalidades, ¡¡me encanta!!
Y no soy ninguna cursi!! O no siempre!! O solo a veces!!

Esta tarta no pasará a la historia por tener un color especialmente natural, adquirido de unas naturales fresas, pero es mi tarta con Quark de fresa, ¡¡y tenía que ser superrosa!!
Y es que lo de los colorantes en gel es aún un misterio para mí, mojas el mínimo la puntita de un palillo, y puedes pintar hasta las paredes de casa con ese poquito (por cierto, para haberlo sabido hace un par de años, ¡cuando pintamos de verde y rosa las paredes de mi casa!).
La tarta parece más infantil que un regaliz, pero está muy rica, y sacia la frustración que sufrí hace unos meses, cuando fui directa a comprar un Quark de vainilla o de fresa para hacer un tarta de queso, y resultó que no quedaba había ninguno de los dos (y cunado no lo quería lo había siempre). ¡Esta vez sí! El Quark es un queso que me encanta para estas tartas :)

Y la base de galletas de naranja le va genial, la mezcla naranja-fresa. ¡¡Qué rica!! Usé estas minis de Flora que no pude evitar comprar hace poquito (herencia materna lo de encapricharme por las cosas "en miniatura"), aunque luego descubrí en el super estas, y aunque no las he probado, ¡¡apuntan maneras!!

Tarta de Quark de fresa
Sé que es cruel poner bocabajo a un gato, ¡¡os prometo que solo fue para la foto!!
Ingredientes:
Para la base...
- 40 gramos de galletas de naranja (usé unas mini de Flora)
- 10 gramos de almendras
- 20 gramos de mantequilla fundida
Para el relleno...
- 150 gramos de Quark de fresa
- 40 gramos de crema agria
- 40 gramos de azúcar (yo solo puse 20, pero el taster cree que necesitaba más, es verdad que el Quark de fresa era tipo light, así que es posible que necesitara más azúcar, pero yo suelo poner poquita!).
- 1 huevo
- 1 cucharada y 1/2 de harina
- Colorante rosa (o el que vaya a juego con tu pared, ¡claro!).
Para hacerla más infantil...
- Bolitas de colores
Para hacerla más adulta...
- Mermelada de naranja amarga

Preparación:
Para la base...
1) Picamos las galletas con las almendras, añadimos la mantequilla derretida, mezclamos bien y cubrimos el fondo de la fuente o molde.
Para la tarta...
1) Batir el queso con la nata agria y el azúcar.
2) Añadimos el huevo y mezclamos bien con las varillas.
3) Echamos la harina e integramos. Mojamos un palillo en el colorante y lo untamos en la masa (y aún así quedará pasado de color!).
4) Echamos la mezcla sobre la fuente en la que vamos a hornear. Esta fuente la metemos en otra más grande y llenamos hasta la mitad del molde de agua. Horneamos a 180º durante 30-35 minutos.
5) Una vez está hecha, dejamos enfriando dentro del horno, apagado, y con la puerta semiabierta, durante unos 45 minutos. Después dejamos enfriar completamente fuera de la nevera. Por último, la dejamos unas 24 horas en la nevera.

¡¡Y listo para comer!! ¡¡La espera habrá valido la pena!!

10 comentarios:

  1. Es taaaan bonita... Y soy más de rojo que de rosa, pero la tarta me la comía sin rechistar, debe estar deliciosa!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita! Es curioso, a mi el color rosa no me gustaba nada de pequeña, pero ahora me encanta verlo sobre todo en la cocina, jajaja. Me gusta mucho la receta, creo que el queso quark sí lo tolera mi intolerancia a la lactosa, tendré que experimentar. Y las galletas de la base, gran elección, a mi también me pirran las cosas en formato mini :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Isabel, mira que yo de rojo no soy mucho!
    Y sí, no veas qué toque más rico! Quiero probar también a hacer una con el Quark de vainilla, y tú espérate que no me ponga con el Philadelphia de salmón (puaj!!).

    Akane, yo compro en mini hasta las Campurrianas, y las galletas María no me gustan, pero si las veo en mini, ¡¡me las como!!
    Si toleras el quark, lo hay también de vainilla ;) Es un queso que solo he usado para postres, porque en sí me parece muy soso, pero en estas cosas me encanta!

    uUn besito, chicas!

    ResponderEliminar
  4. Pues anda que no tiene que estar buena ni na!! Vaya pintaza.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita y qué color tan apetecible, por aquí ya me la están pidiendo...

    ResponderEliminar
  6. Kanela, lo mejor es que con ese color tan artificial, no te esperas el sabor a fresa. Así que, contradictoriamente, ¡¡es una sorpresa encontrárselo!!

    Mary, pues no es nada complicada! Yo estoy deseando hacer la de Quark de vainilla :)

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. A mi me encantan tambien las tartas de queso, ademas si ves mi blog tengo hasta una categoria para ellas! si esque son una delicia ^^

    ResponderEliminar
  8. Carolina, son geniales!! A mí me gustan más las que llevan horno, pero encima también tenemos la posibilidad de hacerlas en un momentino y sin necesidad de cocinar nada!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Ya solo por ese colorcito tengo que probarla!! Que tarta tan chic!!! Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Nina, la verdad es que el color es ideal de la muerte!! Queda bastante artificial, ¡¡pero a veces una tiene ganas de hacer estas cosas!!

    ResponderEliminar

¡¡Hola!! ¡¡Gracias por tu visita!!
Si tienes alguna crítica, observación o consulta, me encantaría que me lo comentases ;)
También acepto halagos y peloteos (trata de que no sea muy descarado, ¡¡así parecerá hasta de verdad!!).

¡Gracias!