martes, 13 de diciembre de 2011

Pesadilla antes de Navidad - Panettone pura sangre

Puedo decir que este panettone me ha costado sudor, sangre y lágrimas (sobre todo estas dos últimas).
Puedo asegurar que me he dejado la piel (o más bien la carne) en el intento.
Puedo, ¡¡y no miento!! Ni siquiera exagero...

Puedo decir que el taster es el responsable de que hoy pueda publicar la receta. Si no hubiera venido corriendo cual ambulancia, desde su casa, cuando me corté con la lata en la que iba a hornear el panettone, tal vez me hubiera desangrado sola comiendo bombones y esperando a que alguien viniera, y la receta hubiera quedado sin publicar.

Sí, en este punto ya exagero (no en lo de los bombones precisamente).

Mis padres, cuando salí fuera a estudiar, me dijeron que no comprase ni abriera latas, y no por amor a la dieta fresca. Mi padre, por si acaso, me compró un abrefácil de esos, tipo para niños. En casa no me dejan abrir latas.
Mis amigos saltan sobre mí cuando me ven con un cuchillo. Prefieren manejarlo ellos.
Y el taster me dijo (más de una vez) que no usara las latas para hornear nada, que las tirase, además de tenerme miedo cuando tengo un cuchillo en mano.
En el fondo, yo no creo que se me den tan mal este tipo de objetos, no siempre que los uso me pasa algo.
Mis padres, cuando les llamé para pedir auxilio (el taster no me cogía el teléfono, y tardó varias llamadas de mi madre y mías en responder...), no se podían creer lo que les estaba contando, el uso que le estaba dando, precisamente yo, a la lata.
Total, ahí me tenéis, esperando al taster comiendo Ferrero Rocher (porque me mareé, y tenía ganas de vomitar, y pensé que eso lo quitan fijo los Ferrero), y viendo en YouTube recetas de panettone y Nigella Lawson (sí, ¡¡en serio!!).

Por suerte, en el hospital tenían dedos meñiques de mi talla (sí, aquí también exagero), el taster me llevó de paseo, y el panettone tuvo más tiempo de levado y quedó muy bueno!!
El próximo año, que alguien me regale uno de esos que vienen en lata (no cortante) bonita y reutilizable del Corte Inglés.


Ahora, un secreto, sssshhhh, las latas no las he tirado. ¡¡Me gustó tanto este panettone que lo voy a repetir antes de Navidad!! ¡¡Deseadme suerte!!

Os dejo con la receta, yo hice dos pequeñitos, dividiendo los ingredientes de Kanela y limón, la responsable de que, tras ver su entrada, no pudiera evitar hacer este panettone, lata incluida. Se le olvidó poner un tutorial para patas manipulando latas.
Uno lleva pasas y frutas confitadas, y el otro va en versión infantil (quiero decir, para el taster), con pepitas de chocolate.

Si lee esto mi Papá Noel: Necesito un molde para panettones, o unos guantes, ¡¡o lo que sea!! A los demás, os recomiendo que os cortéis, da para un tema comodín navideño familiar muy divertido, estoy segura de que en mi casa puede llegar a serlo...

Panettone pura sangre
Ingredientes (para 2 mini panettones):
Masa de arranque:
- 20 gramos de harina de fuerza
- 1 cdita levadura en polvo
- 4-5 gramos de azúcar
- 14 gramos de agua tibia.

Masa:
- 1 huevo (a temperatura ambiente)
- 30 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente, en dados)
- 30 gramos de azúcar
- 1 cucharadita de zumo de limón
- 1 cucharadita de aroma de vainilla
- La ralladura de media naranja
- Masa de arranque
- 120 gramos de harina de fuerza
- Una pizca de sal

Relleno:
- 20 gramos de pasas
- 25 gramos de frutas confitadas
Para la versión infantil antipasas, pepitas de chocolate, también valen frutos secos, y la cantidad dependerá de nuestros gustos.

Preparación:
Para empezar con la masa de arranque o el fermento...
1) Deshacemos la levadura en el agua tibia.
2) Colocamos en un recipiente con la harina y el azúcar, mezclamos con una cuchara, y cuando esté perfectamente integrado tapamos con papel film y dejamos levar hasta que doble su volumen (en una horita o así está).

Masa...
1) Añadimos todos los ingredientes en orden, incluido el fermento.
2) Mezclamos con una cuchara de madera, y cuando está integrado, amasamos (yo lo hice a mano, porque aún tenía 10 dedos, y no nueve y medio) durante unos 10 minutos, o el tiempo necesario hasta tener una masa un poquito pegajosa, pero elástica.
Intentamos no añadir más harina, yo hice caso a Kanela y limón, y os recomiendo ser pacientes en este punto ;) A veces echamos a perder una receta por echar harina de más ;)
3) Formamos una bola y colocamos en un recipiente engrasado.
Tapamos con film y dejamos levar hasta aumentar o doblar el volumen (de horas no hablo, porque entonces me puse a enredar con la lata, me corté, y ya no volví a casa hasta 5 horas después).
4) Cuando la masa ha levado, aplanamos con la mano o un rodillo.
5) Ponemos el relleno sobre nuestra masa estirada y la enrollamos. Unimos los extremos y damos forma de bollo, con el tamaño de la lata.
6) Colocamos en la lata, forrada con papel y engrasada (fregadla bien para quitar la sangre que haya podido quedar).
Aplanamos la superficie para que no haya burbujas de aire. Esto ya con un cuidado increíble y un atroz terror a la lata.
La masa debería llegar hasta la mitad del molde, porque con el levado crecerá.
7) Volvemos a dejar levar, y cuando la masa alcance el borde del molde, pintamos con huevo y horneamos a 180º durante unos 30 minutos (en el caso de estos mini).
Cuando esté todo lo dorado que queráis, tapadlo con aluminio. En mi caso, tardé 10 minutos, y como el horno es pequeño (y cualquier cosa pilla cerca del "techo") tenía que haber echado un vistazo antes. La próxima vez (lata en mano) me corrijo.


A mí lo que más me gusta del panettone es hacer rodajitas y tostarlas!! Os recomiendo acompañarlo de este artículo :)

10 comentarios:

  1. Eres la monda Paula... me río leyéndote pero sí, podía haber acabao en drama de verdad.
    Yo también soy muy torpona con filos y hojas cortantes, siempre ando toda llena de tiritas...
    Pero el final ha sido regio!! menudos bollos te han salido!

    ResponderEliminar
  2. Aissssssss me suena-me suena, yo también estoy reñida con cuchillos y demás. Visto el resultado y que el molde ya lo tienes apunto creo que harás bien en repetir, lo del corte no, ja ja ja, lo del panetone.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Isabel, me alegra que solo me haga falta mediodesangrarme para divertir a la gente, jajajaja. Una sonrisa vale cualquier cosa!!
    La verdad es que el típico corte picando cebolla o chocolate y cosas así siempre me llevo, o la quemadura de rozar el brazo con la bandeja del horno... Pero lo de la lata ha sido espectacular...
    ¡¡Merece la pena el sufrimiento!!

    Clemen, me da terror cuando veo las latas (tenías que ver cómo las toco ahora), pero es que no puedo evitarlo, ¡¡voy a tener que repetirlo!! Intentando ahora que quede más dorado y menos negro por arriba! ;)

    Un beso, chicas!

    ResponderEliminar
  4. jajjaja, me ha encantado tu historia, y el título es total, "panettone pura sangre" jejeje, me he reído mucho, pero eso si, ten cuidado con las latas cuando repitas!

    Tiene una pinta muy buena, yo también quiero hacer un panettone, a ver si me da tiempo!

    Un besito y feliz semana!

    ResponderEliminar
  5. Hola!! te han quedado muy bien esos minipanettone y espero la próxima vez que los hagas sea menos accidentado.

    Besos.

    http://lacocinadelagatacuriosa.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Y yo pensando cuando he visto en tuiter tu tuit pura sangre: "será que ha seguido la receta italiana al dedillo, en vez de improvisar como últimamente" jajaja.

    Pues nada, me alegro de que estés tan bien como para escribir la entrada y contarlo ;)

    A mí los panetones no me llaman mucho, quizás un poco más como la versión especial taster, con chocolate, pero lo que me gusta más es el brioche. Y me llama la atención el pandoro, pero nunca lo he probado... no sé por qué, ah sí, por lo caros que son ambos, que los ves en el súper con el fúsil para atracarte ellos mismos :P

    Aún así, tienen muy buena pinta y yo también vi la entrada de canela y limón y te entiendo, las latas quedaban monísimas. ¡Pero que tus reyes o papás noeles hagan algo y no tengas que volver a pasar por tanto susto!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Menuda entrada... menos mal que estas bien y que el panettone te quedo de muerte, jiji.
    En serio la latas son muy traicioneras, yo me he dado cada tajo..uf. Nunca lo he hecho pero lo tendré que probar, se los vi a Kanela y Limon pero después de tu eXperiencia con las latas... no se, no se. Tienes un regalito en mi blog para tí. Besines

    ResponderEliminar
  8. Carol, espero que te dé tiempo, porque, una vez lo tienes, te parece increíble que esa cosa, que sabe realmente a panettone, la hayas hecho tú solita!!
    Y además, lleva tanto tiempo, que hasta puedes dejarlo levando mientras sales a hacer algo (que no sea ponerte un dedo nuevo!!).

    Gata curiosa, yo también espero que sea más normal, mi novio no piensa rescatarme una vez más y que le deje sin comer, y en mi casa ya hay tema de cachondeo para un ratito :P

    Ana, espero que la receta italiana no sea tan exigente como la mía, que implica dejarse medio dedo!! Yo cuando digo pura sangre, es pura sangre!
    Y nada, mi dedo bien, solo ve la luz del día en el ratito de la cura, y escribo que parezco un pato, pero lo ha superado, y está encantado de haber contribuido al panettone y diversión de mi familia!
    En cuanto al pandoro, nunca lo he comprado, pero quiero probarlo, porque siempre he probado que era la misma cosa...
    Y sobre el precio, ¡¡¡jo tía, es que traen unas latas super ideales!!! Jajajaja Creo que es el motivo por el que no sabía si hacerlo, o esperar a que me lo regalaran :P

    Rocío, la receta de Kanela es genial, yo te animo a que la pruebes (con dedo y sin lata, o con lata y sin dedo!), queda muy rico. Aunque seguro que habrá otras por ahí igual de válidas, pero bueno, a mí me llamó esta ;)
    Ahora busco el regalito ;)

    Un beso, chicas!!

    ResponderEliminar
  9. Solamente el título de la entrada se merece un premio. Pobre tú, pobre taster, pobre sufrimiento que habéis pasado, tú comiendo Ferreros para evitar el vómito, él volando hacia ti para llevarte al hospital. Deberían hacer un movimiento pro riesgos laborales para los que nos ocupamos a la dura y, sobre todo, peligrosa tarea de llevar un blog adelante.

    Ese corte nos ha dolido a todos, Paula. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, me alegra que te unas a mi dolor, aunque mi dedo ya solo tiene una marquita que se aprecia solo si la enseño y te lo cuento, que alguien se lleve un cachito del sufrimiento nos quita un peso de encima xD

      Pobre yo, que si aún hubiera tenido a mano unos Godiva, hubiera sido un accidente con mucho glamour, jajajajaja. Tenías que verme, la habitación llena de sangre (porque además soy de esas personas que sangran tazas por el corte más tonto), yo entre la risa y el lloro, mareada y un poco indispuesta por la sangre, y atiborrándome a Ferrero mientras veía vídeos de panettones (y de la Lawson!!) en Youtube. ¡Qué triste!

      Ahora, de pobre taster nada, que no nos cogía el teléfono, que tardó un huevo en venir xD, y que encima me echó en cara que eso le pasaba "por salir con niñas pequeñas", porque días antes me había prohibido usar las latas. Jajajajaja

      Un beso!!

      Eliminar

¡¡Hola!! ¡¡Gracias por tu visita!!
Si tienes alguna crítica, observación o consulta, me encantaría que me lo comentases ;)
También acepto halagos y peloteos (trata de que no sea muy descarado, ¡¡así parecerá hasta de verdad!!).

¡Gracias!