miércoles, 27 de abril de 2011

Muffins de Bailey's con ositos borrachos


Regreso de las mini-vacaciones de Semana Santa con un nuevo diseño. El que tenía antes no me había convencido en ningún momento, pero soy una patas y no tengo nada de arte para estas cosas (vamos, que ni sé crear, ni sabría colocarlo). En cuanto a lo que ya viene hecho, no siempre está hecho a medida de uno, y buscaba algo personal, algo que dijera "Esto va con mi página". Tras bucear y enredar por un montón de páginas lo encontré en Leelou Blogs, que tiene un montón de diseños y fondos para Blogger preciosos, y además para cada ocasión (invierno, verano, Acción de gracias, Halloween, Navidad...). Para ser freebies, no descuida ni un detalle.
Elegí este fondo titulado The Best Days, y aunque me ha costado, porque he tenido que adaptar el ancho (la plantilla en la que escribo las entradas no tiene la medida predeterminada, sino que la amplié un poquito), finalmente he conseguido que quedase decente, y la cabecera también creo que se ha ajustado bien. Así que, casi un mes después (mañana se cumple), por fin me siento a gusto con la decoración de mi rinconcito.

Y para estrenarlo, aprovecho poniendo una receta de muffins de Bailey's que hice hace ya algo más de diez días, de la que horneé dos tandas. En unos puse la masa en los moldes directamente y los llené hasta el tope, y en los segundos hice la mitad de masa y los puse en moldes hechos con papel de regalo y de horno, una idea que había visto en varios sitios. Yo seguí los consejos de Bocados de cielo, y luego he seguido repitiendo.
Para los grandes también puse un crumble, a los pequeños no se lo añadí. Por lo demás, son iguales, y con ese sabor a Bailey's están geniales!!
Cuando estaba buscando recetas para ver cómo podía prepararlos (no dejo enlace, porque hice una variación de algunas que vi), me encontré con estos, y no pude evitar copiar la idea de esos ositos semi-alcohólicos.

Aquí va mi recetilla :) Mi taster oficial y yo los desayunamos aquel domingo, y le gustaron más que los otros que había preparado (de plátano y chocolate, que ya veréis por aquí). Os dejo los ingredientes de las dos versiones, entre paréntesis pongo el de las pequeñas, el del papel de regalo. De los pequeños salieron seis muffins, de los otros seis muffins y un bizcochito mini.
Muffins de Bailey's con ositos borrachos

Ingredientes (para seis muffins):
- 2 tazas de harina (una)
- 4 cucharaditas de Royal (dos)
- 1/2 taza de azúcar moreno (un cuarto)
- 4 cucharaditas de café en polvo (dos)
- 1 cucharada de agua caliente (media)
- 60 gramos de mantequilla fundida (30 gramos)
- 1/2 taza de Bailey's (1/4)
- 1/4 de taza de leche (en los pequeños usé 1/4 de taza de suero de leche y no puse nata)
- 1/4 de taza de nata para postres
- 2 huevos (1)
- 20 ositos de galleta de chocolate (unos tres ositos por muffin)

Para el crumble:
- 45 gramos de margarina
- 60 gramos de harina
- 70 gramos de azúcar moreno
- 1 cucharadita de capuccino en polvo

Preparación:
Para el crumble...
Mezclamos los tres ingredientes en una taza o bol pequeño y con un tenedor los mezclamos bien. Reservamos.
Para los muffins...
1) Tamizamos la harina y el Royal. Añadimos el azúcar y mezclamos.
2) En un bol mezclamos la mantequilla fundida, el Bailey's, la leche y la nata (o el suero de leche en la otra receta) y los huevos. Añadimos el café en polvo con la cucharada de agua que previamente hemos mezclado.
3) Añadimos la mezcla del Bailey's a la de la harina y mezclamos hasta que esté combinado.
Ahora le toca el turno a los ositos, hay dos opciones, en las grandes eche los ositos a la mezcla y los repartí bien; en las pequeñas no puse los ositos hasta que no estaba la mezcla en los moldes, y los fui colocando por encima (de esta manera quedan muy graciosos).
4) Sea como sea, echamos la masa en los moldes, ponemos el crumble o los ositos si es lo que toca, y horneamos 15 minutos a 200º, aunque las grandes las dejé un poquito más, unos 18 minutitos.
Sobre el tema de los ositos, os advierto de una cosa. Cuando mi taster vio aquellos ositos en esos muffins, se pensó que los ositos eran de esos que son normales (los de miel) y que se habían chamuscado en el horno. Tened cuidado con eso, la gente es muy malpensada. También es verdad que en mi casa suele haber de los de miel, que los de chocolate los hay raramente, y que el taster oficial ni siquiera sabía que los había comprado, pero aún así, hay que tener muy mala leche, así que avisad lo primero. Ya sabéis, sacáis una bandeja con muffins y decís: "¡¡¡¡¡¡Esos ositos venían así!!!!!!", así, sin dar tiempo a más.

domingo, 24 de abril de 2011

Nachos dulces

Llevo varios días poniendo la comida del pasado domingo. Hoy por fin acabo, con el postre, lo hago con mi segunda entrada programada, ¿verá la luz?

Como veis, me he saltado el plato principal, pero no hay ni una foto de él. Comimos unas costillas con miel y naranja, siguiendo una receta que me encanta de Cocinando en mi isla amarilla, a la que decidí añadir Cointreau.
He de decir dos cosas, una es que me quedé corta de miel y solo sabían a naranja, la otra, que tengo que perfeccionar mi técnica, porque mi madre nos las ha hecho varias veces y le quedan mejor. Tal vez me pasa por poner las cantidades a ojo, y sobre todo eso, que me quedé cortísima de miel.

De todos modos, a falta de fotos de mis costillas a la naranja, el Cointreau y la no-miel, pasaremos al postre. No me gusta el plátano, pero quería probar estos nachos dulces con plátano que vi el otro día en Sing for your supper, y como a mi taster oficial sí que le gusta el plátano, decidí darle una sorpresilla (a medias, porque él estaba fregando los platos mientras yo preparaba el postre, y veía lo que se cocía.

Es una recetilla fácil y rápida, pero eso sí, recomiendo hacerla cuando se va a comer (los "nachos" los preparamos antes, pero el resto es mejor al momento).
Al lío...

Nachos dulces

Ingredientes (para dos personas):
Para los nachos:
- 3 obleas para empanadillas
- 1 cucharada de azúcar blanco
- 1 cucharadita de canela

Para la salsa:
- 2 cucharadas de mantequilla
- 1 cucharada y media de azúcar moreno
- 1 cucharadita de canela
- 1 plátano y medio (tenía uno abierto, se pueden usar dos)
- 1 cucharada de Cointreau (vale ron o lo que queramos)
- 8 nueces pecanas tostadas (compradas así, o tostadas en casa)
- Sirope de caramelo
- Helado de vainilla (yo usé de Cookie Dough de Ben & Jerry's)

Preparación:
Para los nachos...
1) Engrasamos un trozo de papel albal (si no usamos papel de horno o una fuente).
2) Cortamos en cuatro pedazos iguales cada oblea para empanadillas. Con un pincel le esparcimos un poquito de mantequilla y espolvoreamos con una mezcla de azúcar y canela.
3) Horneamos a 180º unos 12 minutos y reservamos.
4) Es ahora cuando deberíamos tostar las nueces si no las tenemos ya tostadas (para ahorrar tiempo).
Para lo demás...
1) Derretimos en una sartén la mantequilla, añadimos el azúcar moreno y una cucharadita de canela y movemos bien.
2) Añadimos el plátano cortado en rodajas (del mismo grosor) y salteamos. Agregamos el Cointreau y seguimos cocinando a fuego medio durante tres o cuatro minutos (removiendo y dando vueltecillas al plátano).
3) Vertemos el contenido de la sartén sobre los nachos. Añadimos las nueces, espolvoreamos con más canela, echamos el helado y cubrimos con sirope de caramelo. ¡¡Y ya está listo para atacar!!

Esta receta admite muchas variaciones, para gustos, la fruta puede cambiarse por manzana, fresas, o alguna mezcla de plátano con otra fruta; las nueces pecanas se pueden sustituir por normales, pistachos, avellanas o lo que más nos guste; en lugar de Cointreau se puede usar cualquier otro licor, y ni decir del sirope, podemos usar dulce de leche, chocolate, o nuestro sabor favorito, lo mismo que el helado. Y lo bueno es que las cantidades son muy intuitivas, así que es muy sencillo de ir haciendo.

viernes, 22 de abril de 2011

Taste of America

Como estos días los voy a pasar fuera de casa, pero tenía cosillas pendientes de publicar, he decidido enredar un poquito y probar con lo de las entradas programadas. Puede que estés viendo esto, o puede que no, y si no lo ves puede ser porque tú también estás de vacaciones (cosa normal), o porque yo soy una patas (cosa comprobada).
De todos modos, lo vamos a intentar, y hoy no vengo con una receta. Hoy quiero hablar de una de mis tiendas favoritas de comida, Taste of America.

Ya os he hablado antes de este sitio. Fue cuando conté mi aventura de los bagels, aquel día que el proveedor no había llevado "mi" marca a Taste of America y tuve que comprar otros, casi tan ricos en realidad, pero de los que desconfié hasta el primer mordisco.

De vez en cuando tengo que ir a esta tienda, porque "necesito" algo que solo tienen ahí. Y en realidad "necesito" muchas más cosas de las que luego compro.
El sábado fue uno de esos días en los que necesitaba provisiones. En este caso buscaba cacao en polvo para hacer postres, pero de ese amargo amargo de verdad, no el que venden aquí en algunos sitios, que va de amargo para postres, y de eso nada. Viendo blogs extranjeros, Ghirardelli y Hershey's son como de mi familia. En la web de Taste tenía ya echado el ojo al de Hershey, y a por él fui.
Cayeron algunas cositas más que os quiero enseñar, porque este no tiene que ser un blog de recetas, también puedo hablar de dónde voy a por provisiones, o de qué restaurantes saco las ideas, por ejemplo, ¿no?
Así que nada, me traje a casa el bote de Hershey's para postres, que estrené con mis muffins de plátano y chocolate, y que al día siguiente usé para hacer la bebida de Nutella (quedó mejor con este cacao que con el otro amargo que tenía, porque este sí es realmente amargo!!). Por cierto, ¡¡mirad-qué-taza!!


Además, encontré un Ghirardelli White Mocha, que va a hacer que mis visitas al Starbucks se reduzcan drásticamente. Si antes iba por los muffins y el mocha blanco, creo que ahora no tengo ninguna razón para ir expresamente a ello, lo tengo en casa, y por el precio de un par de cafés me lo hago yo, cuando quiero, como quiero, en mi tacita, bastante más bueno, todo hay que decirlo, me sorprendió mucho lo rico que está.
Solo quedaba un bote (al lado de otro de avellanas también muy atractivo), y fue el hallazgo de la mañana. Al día siguiente me preparé uno bien calentito y bien rico, mientras le hacía a mi taster oficial una bebida de Nutella. De esta marca también hay un montón de productos chocolatosos, como pepitas de chocolate, cacao en polvo para postres, y bebidas con una pinta genial.

A la entrada me llamaron (a gritos) unos nachos de RW García que siempre he visto en la web, y que luego en la tienda nunca hemos encontrado. ¡¡Por fin estaban!! En las dos variedades, los BlueFlax, y unos de tres colores y sabores, que son los que nos llevamos. Solo hemos probado unos poquitos (para mojar en las cocotte que comimos al día siguiente), y están muy buenos, pero combiente no adornarlos mucho, para poder disfrutar de su sabor. Se llaman Veggie, para los amigos, y las variedades que traen son espinacas y ajo; zanahoria, cebolla y remolacha; y tomate y sésamo. Los tres muy ricos, no sabría decir cuál me gusta más, porque son bastante diferentes.

Y cómo no! Mi aventura terminaba con unos chips para galletas y bollos. Buscaba unos de mantequilla de cacahuete de Reese's, pero al final me encontré los de Butterscotch de Nestle (mantequilla con caramelo), y con ayuda del taster, decidimos llevarnos estos. La típica bolsa de chips de Nestle que ves en todos los blogs. ¡¡No me puedo creer que yo también la pueda tener!! (Momento ridículo total!!).
¡¡Qué ganas de estrenarlos!! Y a punto estuve, porque mi receta de muffins también la había visto con variaciones en la web de Nigella con estas pepitas, pero soy una tía fuerte, aguanté, e hice lo que tenía previsto, reservando para no probarlo todo a la vez, hay que dosificar (blablabla).
Había también pepitas de chocolate con menta, que no me suele gustar esta mezcla, pero que incluso me parecieron tentadoras, pero bueno, mi objetivo era el otro y ya estaba cumplido.

Con esto ya era suficiente, ¿no? Para mí sí lo era, pero la vendedora (la que suele estar en Pozuelo es muy maja, que no digo que la de Serrano no lo sea, pero son más "sequitos"), decidió que no, y nos regaló una caja de galletitas de marca Pepperidge farm (de la que alguna vez he comprado las Sausalito, que están para morirse, pero no lo haces para poder volver a probarlas)
Las que nos dio son Milano, en este caso de chocolate y menta. Ya he dicho que es una mezcla que no me suele gustar (no me gustan los After Eight, no me gusta el helado de chocolate y menta, tampoco las bebidas de chocolate y menta...), pero estas galletas me han gustado un montón. Aunque el acierto lo hizo con mi taster oficial, a quien le gusta más este sabor de la menta (tal vez me oyó diciéndoselo cuando vimos las pepitas de chocolate y el detalle lo tuvo con él y no conmigo, jajaja).

Y ya que he aprovechado el día para hablaros de esta tienda que tanto me gusta (The food hall está bien, pero esta tiene más encanto, y The american Store no me gusta nada), apunto para decir que llevaba meses viendo en papelitos que tenían en las tiendas, y también en la web, hablando de que se iban a expandir y dando la posibilidad de franquiciarte. Pues bien, viendo la bolsa me he dado cuenta de que la cosa ya está en marcha, porque en ella aparecen dos nuevas direcciones. A la de la calle Serrano y la de Pozuelo hay que añadir una en Alcobendas, y una en Barcelona. A ver si me ponen una en el centro, más cerquita de casa, y no tengo que planear una excursión cada vez que voy, que la de Serrano pilla en un sitio bastante retirado (para mí, el metro de República Argentina).

Por cierto, aún me quedaban bagels de los otros, ¡¡pero ya han traído los de siempre!!

Después de la piedra, os dejo las direcciones de esta tienda, aunque supongo que por estos lares, todo el mundo las conoce ya.
Una está en la Calle Serrano, 149 (Metro de República Argentina), y la otra en Pozuelo, en la Avenida de Europa, 23 (muy cerquita del Centro Comercial Zielo).

martes, 19 de abril de 2011

Mini Cocottes de patata, bacon y huevo

Aquí va el primer plato de la comida del domingo. Tenía que estrenar a toda costa mis nuevas mini-cocottes de Le Creuset, y necesitaba algo fácil para poder improvisar, así que opté por esta receta, para la que solo tenía que conseguir un par de patatitas y algo de bacon.

Nos gustó mucho. Se puede comer en capas, o meterle cuchillo y tenedor y mezclarlo todo. Y tampoco es mala idea usar un poquito de pan o nachos para untar. Nosotros pusimos pan de ajo (aunque no lo tostamos) y unos nachos de sabores que compramos el otro día.

Mini Cocottes de patata, bacon y huevo

Ingredientes (para dos cazuelitas/raciones):
- 50 gramos de bacon en taquitos
- 25 gramos de cebolla en taquitos
- 2 patatas rojas
- Romero
- Tomillo
- 2 huevos
- 2 cucharadas de crème fraîche
- 2 cucharadas de carbonara
- 1/2 cucharada de mantequilla (en cuadraditos)
- Sal y pimienta
Imprescindible:
- Pan (a ser posible tostado), nachos, o cualquier otro mojable para acompañar.


Preparación:
1) En una sartén, cocinamos el bacon y la cebolla. Sacamos y reservamos.
2) Pelar las patatas y cortarlas en daditos muy pequeños. Poner en una sartén con un poco de aceite, añadimos el romero y el tomillo, salpimentamos y cocinamos hasta que estén doraditas (unos quince minutos, aunque depende del tamaño de los taquitos y del fuego que pongamos).
3) Ahora toca montar la cocotte. En la base repartimos las patatas, por encima echamos el bacon y la cebolla, y cubrimos con la crème fraîche (una cucharada por cocotte es suficiente).
Echamos un huevo en cada cocotte, salpimentamos y añadimos una cucharada de carbonara por encima de cada huevo. Añadimos los taquitos de mantequilla, bien esparcidos, por la cocotte.
4) Horneamos a 180º entre 15 y 20 minutos (nosotros lo tuvimos unos 18).

lunes, 18 de abril de 2011

Espirales de pizza

Este fin de semana hemos cocinado un montón, así que se me acumulan las recetas para poner. Entre la comida del domingo, y los muffins que hice para desayunar (de dos sabores distintos), no sabía por dónde empezar. Pero bueno, me pondré con la comida del domingo, por orden, y luego ya paso a los muffins, que últimamente he puesto mucho dulce!!

El aperitivo que tomamos ayer es imposible que fuera más fácil, pero aún así, aquí lo dejo, son unos rollitos de pizza que estaban muy ricos, y de los que se pueden hacer mil variaciones. Además, como hice yo, se puede tener preparado antes, y en el momento de ir a comer, se hornea unos minutillos, y está listo.

Espirales de pizza

Ingredientes (para seis rollitos):
- Media masa de pizza (mejor rectangular, pero se puede usar una normal)
- Salsa boloñesa (3 cucharadas)
- Salsa carbonara (3 cucharadas)
- Un cuarto de taza de bacon (o pepperoni, setas, york, jamón serrano...)
- Unas tiras de cebolla (repartí unas ocho)
- Un cuarto de taza de mozzarella
- Un puñadito de parmesano
- Romero al gusto

Preparación:
1) Extendemos la masa. Cubrimos con las dos salsas y extendemos con una cuchara o espátula. Añadimos el bacon y la cebolla y lo repartimos bien. Echamos por encima los dos quesos hasta cubrir.
2) Ahora toca enrollar la masa, con cuidado, con cariño, con paciencia (¡sobre todo si usamos una de esas masas finitas!).
3) Una vez lo tenemos enrollado, cortamos rodajas, lo que son las espirales, las ponemos "tumbadas" sobre el papel para hornear y espolvoreamos con el romero (o con ajo en polvo, tomillo, albahaca, o lo que más nos guste). Si no lo vamos a hornear al momento, se puede hacer lo que hice yo, que lo preparé el sábado, lo metí en la nevera, y el domingo hice las rodajas antes de cocinarlo.
4) Se hornea entre 10 y 15 minutos a 220º, y ya está listo para comer!

Además de ser algo muy sencillo, en casa nos viene bien para usar las sobras de la masa de pizza, porque como solemos comer varios platos, si nos acabamos la pizza entera no nos entra más, así que usamos media masa para hacer pizza, y luego te sobra la otra mitad para hacer alguna cosilla.

viernes, 15 de abril de 2011

Panecillos de harina de maíz con salchichas

Otra vez llamando pan a lo que no es pan!!! Pero es que no es precisamente un muffin, como dice la receta original, y tampoco un bizcochito, sabe como el pan de maíz!!
El caso es que puse la mitad de ingredientes de los que pedía la receta, por si salía mal el invento, y de ahí que no me quedaran muffins (no llenaba lo suficiente los moldes).
Eso sí, quedó tan rico que la próxima vez lo haré con las cantidades originales (en la receta dejo los dos), y a ver si entonces sí que toma forma de muffin.

También he visto versiones que ponen mostaza, ketchup, queso rallado, e incluso miel. No es mala combinación, se le puede meter casi cualquier cosa. Yo preferí dejarlo así porque quería destacar el sabor de la harina de maíz (me encanta), pero la próxima vez (además de doblar los ingredientes), tal vez le ponga algo para que parezca un perrito caliente en forma de muffin (eso sí, ¡¡no tantas salchichas como en el original!!).

"Me llegaron" desde NancyCreative

Panecillos de harina de maíz con salchichas
Ingredientes (para 6 panecitos/unos 8 muffins):
- 1/4 de taza (55 gramos) de mantequilla derretida (1/2 taza)
- Algo menos de 1/4 de taza (unos 40-50 gramos) de azúcar (dos tercios de taza)
- 1 huevo (2 huevos)
- 1/2 taza (125 ml) de leche cortada con limón (1 taza)*
- 1/2 taza de harina de maíz (1 taza)
- 1/2 taza de harina normal (1 taza)
- 1/4 de cucharadita de Royal (1/2 cucharadita)
- Una pizca de sal (1/2 cucharadita)
- 6 salchichas de frankfurt (unas cuantas más!).

*Echamos un poco de zumo de limón en la leche y mezclamos. Se puede hacer con vinagre, pero yo lo hago así, y lo dejo reposar mínimo 15 minutitos ;) Cuanto mejores sean los limones, ¡¡mejor queda!!

Preparación:
1) Mezclar la mantequilla derretida con el azúcar.
2) Añadir e incorporar el huevo, y luego la leche cortada.
3) Mezclar y tamizar levadura química, harinas y sal, agregarlo y mezclar hasta que se incorpore, sin pasarnos.
4) Añadimos las salchichas en cachitos y mezclamos.
3) Llenamos los moldes con la masa y horneamos 15 minutos a 190º. Enfriamos fuera cinco minutos y desmoldamos.


Se pueden tomar frías, pero yo las recomiendo cuando se han quedado templaditas, o calentándolo un poquito al micro. Mi taster  oficial opina lo mismo!!

martes, 12 de abril de 2011

Muffins de fresas y chocolate blanco

No hace falta que nadie me diga que el macro no es lo mío. ¡¡Eso ya lo sé yo!!

Hoy vengo con una receta que hice el sábado y que me encantó. Muffins de fresas y chocolate blanco. No son los de la foto de arriba. Ese era (y digo era, hasta el sábado, para ser más exactos) mi muffin favorito del mundo entero. Muffin de fresas y chocolate blanco del Starbucks, un sitio que tiene unas cuantas cosas que no me gustan nada de nada de nada, pero al que no puedo evitar ir de cuando en cuando porque tiene otras irresistibles, especialmente los muffins y el mocha blanco (vale, creo que solo son estas dos). El resto de cosas creo que las puedo conseguir en cualquier otro lugar, sin tener que exigir mi taza (porque la norma general del lugar sea usar desechables), sin tener que comer con cubiertos de plástico (hasta en un chino me ponen un tenedor, ¡¡por favor!!). Teniendo en cuenta que no es una cafetería barata, me fastidia que la norma general sea ponerlo así, aunque no sea para llevar, y que si quiero taza, tenga que acordarme yo de decirlo.

Total, que incluso así, hasta hace unos días se me ocurrían pocos desayunos mejores que ese muffin, y también pocos más contundentes, porque mira que es horrible tener que acabarse ese mazacote entero (pero tienes que hacerlo, ¿he dicho ya que es irresistible?).

Llevaba toda la semana buscando recetas de muffins de chocolate blanco con fresas. He buscado y buscado, he encontrado distintas recetas, algunas parecidas entre sí, otras totalmente diferentes. Con el miedo de "¿cuál será la más aproximada a lo que me gusta, o incluso mejor?", decidí quedarme con la de Exclusively food, en parte por las fotos, y en parte por los muy halagadores comentarios que había en la entrada de la gente que había probado la receta. Aprovecho para decir que esa página me encanta, que tiene unos paso a paso en fotos geniales, y unas recetas dulces para coleccionar (especialmente sus barritas), y encima te ponen las medidas de manera muy precisa, ¡¡y eso me encanta!!

Decidí añadirle a la masa un crumble que llevan algunos muffins, tenía guardados unos cuantos, pero he hecho el más sencillo, tal vez también el menos insípido sofisticado (porque no lleva canela ni avena), pero me pareció que para esta receta era el que mejor quedaba, y creo que así es.
El crumble no se lo puse a todos los muffins, solamente a algunos (por si acaso metía la pata con el invento), pero la próxima vez no cometeré ese error. ¡¡Se lo pondré a todos!!
La receta original de los muffins llevaba también frambuesas, yo doblé la cantida de fresas, pero la próxima vez usaré también frambuesas, a ver qué tal. Simplemente, esta vez quería acercarme a la del Starbucks.
Ah, y esta vez ¡¡no disminuí la cantidad de los ingredientes!! Hice la que pedía la receta y me salieron 6 muffins y dos bizcochitos (vamos, unos diez muffins).

A mi taster oficial le han gustado más que los que hice el fin de semana anterior, de canela y nuez moscada, yo la verdad es que no puedo compararlas, me parecen totalmente diferentes, pero es verdad que, teniendo en cuenta mi obsesión con los muffins de fresa y chocolate blanco, me quedo con esta de calle. No es como la del Starbucks, sería mentir decir que saben igual, la textura es diferente, pero desde ya lo sustituyo. Estos me gustan más, por la textura, por lo jugositos, y por el chocolate que le puse.

¡¡Allá vamos!!

Con la receta de Exclusively food
Muffins de chocolate blanco y fresas

Ingredientes (para 10 muffins):
- 2 cucharaditas (10 ml) de zumo de limón
- 1 taza (250 ml) de leche (se puede sustituir por suero de leche)
- 1/2 taza (125 ml) de aceite de oliva (vale de cualquier clase, o mantequilla/margarina derretida)
- 1 huevo grande
- 2 tazas (300 gramos) de harina con levadura incorporada (o la misma cantidad de harina normal con cuatro cucharaditas de levadura)
- 2/3 de taza (150 gramos) de azúcar blanco (a ser posible tipo caster, que se puede conseguir picando el normal)
- 160 gramos de chocolate blanco (usé treinta de Milka que tenía por casa, y el resto el de fundir de Valor, me quedo con el efecto que consigue el segundo en el horno)
- 200 gramos de fresas cortadas en taquitos

Para el topping (no da para todas, hice poquito, pero pongo los ingredientes de la original entre paréntesis):
- 18 gramos de mantequilla (45 gramos)
- 24 gramos de harina (60 gramos)
- 32 gramos de azúcar normal (80 gramos).
Preparación:
Para el topping:
Primero hacemos esta parte, porque una vez está la masa de los muffins, lo recomendable es hornearla cuanto antes.
Simplemente hay que mezclar en una taza o plato hondo la mantequilla a temperatura ambiente, la harina y el azúcar con un tenedor hasta tener una pasta pegajosa. Reservamos.
A por lo muffins:
1) Mezclar en un bol el zumo de limón, la leche, el aceite (o la mantequilla derretida) y el huevo.
2) Mezclar en un bol grande la harina (tamizada), la levadura (si usamos harina normal), el azúcar y el chocolate. Añadimos las fresas y las mezclamos.
Aquí es cuando me doy cuenta de que lo que yo pensaba que era un bol grande, es más bien mediano. Fue también cuando creí que tenía que sacar el cubo de la fregona si quería hacer esta masa. Por suerte, tengo una palomitera de un tamaño poco discreto y pude corregir el error (solo me costó fregar un cacharro más y sacar la palomitera extra grande de su escondite).
3) Ahora echamos la mezcla de la leche en la de la harina (de aquí lo de que mi bol no fuera grande, como yo pensaba en un principio). Mezclamos bien, pero sin pasarnos, hasta que esté integrado. La masa tiene que estar bastante humeda.
4) Rellenamos los moldes con la masa de los muffins. Cubrimos con el topping. Horneamos 27 minutos a 180º. En la segunda tanda hice los minibizcochos, que dejé aproximadamente media hora, porque eran más grandes.

Y nada, ¡¡a acabar con ellos!! Si se quieren tomar templaditos, se pueden calentar un poquito en el micro. Yo probé el más feo recién hecho (¡¡no creo que sea la única que lo haga con la excusa de estar feo!!), y luego mi taster oficial y yo nos comimos un par de ellas ya fresquitas en el parque.

domingo, 10 de abril de 2011

Desayuno de domingo - Nutella a la taza

Me encantan los desayunos del domingo (los de las vacaciones más, ¡¡pero son menos frecuentes!!). Madrugas (bueno, tal vez esto no sea tan ideal para algunas personas cuando hablamos de domingo), y te da tiempo de preparar algo especial. O desayunar fuera, dejando que te sirvan y viendo pasar el tiempo. Y con este tiempo, en una terracita, ¡aún mejor!

Esta mañana, me levanté con ganas de hacer algo especial, que normalmente se reduce a ponerle a mi café dulce de leche, o alguna onza de un chocolate especial (tipo naranja o chili con cereza). Hoy decidí sacar la cazuela (y mira que no hay cosa que más me aburra que tener que sacar la cazuela para calentar y mezclar leche, pero bueno, tenía ganas de ello). A pesar del calor que hace, quería tomarme un chocolate con Nutella, llevo siglos con ganas de hacerlo, y hasta ahora, lo más elaborado había sido poner la Nutella en mi café o leche caliente. ¡¡Esto no tiene ni comparación!! Supongo que merece la pena el haber tenido que fregar un cacharro más (suelo aprovechar la presencia de mi taster  para que friegue él, pero hoy estaba sola, así que ha sido como tirar la casa por la ventana).
Quizás sea más recomendable para un día menos cálido, pero yo lo he disfrutado como si fuera diciembre. Lo he acompañado con un muffin de fresa y chocolate blanco que hice ayer (¡tengo que publicar la receta!), aunque mi idea inicial era tomar estos muffins con leche sola o de avellanas, que le pegaba más. Pero un antojo es un antojo. Y con lo ricos que salieron los muffins (auto-publicidad) no será la última vez que los haga.

Nutella a la taza

Ingredientes (para una taza):
- 1 taza de leche
- 2 cucharadas de cacao en polvo amargo
- 1 cucharadita de Maizena
- 1 cucharadita de azúcar vainillado (es mejor con extracto de vainilla, pero no tenía)
- 1 cucharada de Nutella

Preparación:
1) Calentar en un cazo la leche.
2) Cuando esté caliente (¡¡no quemando, ni a apunto de hervir!!), añadimos el cacao y mezclamos.
3) Añadimos la Maizena y mezclamos.
4) Echamos el azúcar vainillado y mezclamos.
5) Por último, incorporamos la cucharada de Nutella y seguimos mezclando hasta que nuestro cacao esté espesando y quede cremosito. Cuanto esté a punto apagamos el fuego y servimos nuestro desayuno.


Las fotos, sin comentario, ¡¡ya aprenderé!! ¡¡O no!!


sábado, 9 de abril de 2011

Pollo crujiente al horno (con Crackers y Rice Krispies)

Hoy toca este pollo crujiente al horno. Está hecho con Rice Krispies y crackers, aunque es la típica receta en la que se puede improvisar, con otro tipo de cereales, con frutos secos, con el pan picado que más nos guste... Lo mismo con la mezcla de yogur y mostaza, valdrá cualquier yogur, crème fraîche, nata agria o suero de leche, y no hace falta que sea mostaza la salsa con la que lo completemos.
Vi alguna receta en la que, este tipo de pollo al horno, solo lo empanan por un lado, y tal vez la próxima vez lo haga así, porque la parte de arriba queda muy crujiente, pero la de abajo no tanto.

Aunque hay muchas recetas similares, y tenía unas cuantas guardadas, adapté esta de The foodie and the family. Como vais a ver, más sencillo, imposible!!

Pollo crujiente al horno

Ingredientes:
- Cuatro filetes de pechuga de pollo (media pechuga)
- Una caja individual (22 gramos) de cereales Rice Krispies
- Una taza de picatostes o crackers (usé Tuc de LU).
- Dos cucharaditas de aceite de oliva
- Pimienta
- Un poco de curry
- Un yogur griego
- Una cucharada de mostaza
- Una gotita de tabasco

Preparación:
1) Trituramos con la picadora los cereales y los crackers hasta que queden finitos (iba a usar picatostes, pero al final usé los TUC, también valdría cualquier tipo de pan crujiente, e incluso patatas fritas de bolsa). Llevar la mezcla a un bol amplio, añadirle el aceite, la pimienta y el curry y mezclarlo bien.
2) Mezclar tres cuartos del yogur griego con la mostaza en un plato hondo.
3) Ahora preparamos el pollo. Cogemos el filete, lo pasamos por la mezcla de yogur, hasta cubrirlo bien, lo pasamos por la otra mezcla (también hasta cubrirlo completamente) y lo pasamos a la bandeja donde lo vayamos a cocinar. Lo mismo con los filetes restantes.
4) Lo cocinamos al horno, a 240º durante unos 30 minutos (nosotros lo dejamos unos 25). Supongo que dependerá del horno, pero cuando veamos que está crujientito, y antes de que tome color sospechoso, lo sacamos.
5) Con el yogur que ha sobrado y el tabasco, hacemos una salsita para servir con el pollo, simplemente mezclar y servir.

¡¡Que aproveche!!

jueves, 7 de abril de 2011

Boniatos o patatas dulces crujientes al horno

Mientras sigo enredando, viendo cómo quedan mejor las cositas para el blog, añadiendo pijaditas, y buceando por los mundos de Twitter y demás redes sociales, voy dejando las recetas del pasado fin de semana.

Ahora le toca a la guarnición del domingo. Unas patatas dulces o boniatos al horno crujientitos. Es una mezcla de varias recetas que busqué en foodgawker, donde entré a tiro hecho a buscar inspiración.
Tengo un problema con este tipo de patata, siempre las había conocido de páginas inglesas, y las llamaba patata dulce, fue cuando las compré por primera vez cuando descubrí que es lo que son boniatos (conocía la palabra, pero no tenía ni idea de lo que es), así que para mí son patatas dulces, y no concibo que el resto del mundo sepa lo que es un boniato, de ahí mi manía de llamarle de las dos maneras.

Patatas dulces crujientes

Ingredientes:
- 1 patata dulce o boniato
- 3 cucharadas de aceite
- Sal y pimienta
- Pan picado (yo usé crackers de LU, pero vale cualquiera)
- 1 cucharada de romero (me gusta abusar con él)
- 1/4 de cucharadita de comino

Preparación:
1) Pelamos la patata y la partimos en bastones (a ser posible del mismo tamaño, para que no os pase como a mí, que unas se hicieron más que otras).
2) En un plato hondo echamos el aceite, y en el otro el picado de pan con las especias y la sal. En este caso usé Crackers TUC de LU con sabor a Paprika, pero valdría cualquier tipo de pan picado. A mí me gusta ir probando cada vez con uno.
3) Untamos bien las patatas en el plato con el aceite, y posteriormente lo pasamos por el del pan picado, como si empanaramos las patatas.
4) Pasamos las patatas a una fuente de horno cubierta con papel albal (o donde nos apetezca!!). En mi caso, con lo sobrante del plato de aceite, unté un poco el albal con el pince.
5) Horneamos a 230º durante 15 minutos, y pasado ese tiempo las damos la vuelta y las horneamos otros 10. Dependerá del tamaño de las patatas.

El resultado es una patata muy crujiente por fuera, y muy blandita por dentro. Hay recetas similares que antes lavan o incluso cuecen un poquito la patata, pero creo que merece la pena ponerse manos a la obra y cortar estas duras patatas en crudo, para que luego queden así de bien.

Nota al pie: Me encanta hacer salsitas. En este caso, ¡¡es comprada!!

martes, 5 de abril de 2011

Pan rápido con sabor a pizza

La receta de hoy puede que no sea realmente un pan, aunque lo llame así, pero es que tampoco sabe como un bizcocho salado. A lo que sí que sabe es a pizza. Y es fácil de hacer. Y rápido. Y está rico. Y mancha poco, porque consiste, básicamente, en mezclar todos los ingredientes en un bol, y con unas varillas se mezcla bien, con lo que no hace falta ni sacar la batidora.
La textura al probarlo recién hecho es increíble, pero en mi caso, solo pude degustarlo yo, porque lo hice el sábado para la comida del domingo, cuando ya está un poco más asentado.
Antes de servirlo, lo calentamos un poquito, que me parece lo más recomendable.
Lo encontré esta semana en Picky Palate, y la verdad es que no he podido resistirme durante mucho tiempo.
Y lo mejor, es la típica receta que da para otras mil si cambiamos el tipo de harina, la clase de quesos que ponemos, las hierbas, y cómo no, el relleno, porque este pan admite cualquier tipo de carne, embutido o verduras. ¡¡Con champiñones tiene que estar genial!!

Pero de momento, yo hice este del que os dejo la receta.

Pan rápido con sabor a pizza

Ingredientes (para ocho raciones):
- 1 taza de harina
- 1 cucharadita y media de Royal
- Media cucharadita de bicarbonato
- Media cucharadita de sal
- Media cucharadita de pimienta negra molida
- 2 huevos
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 3/4 de taza de suero de leche (en mi caso preparado poniendo un chorrito de limón en una taza de leche)
- 1/2 taza de queso rallado tipo cuatro quesos, que dividiremos en dos partes
- 1 taza y media de mozarella rallada
- 10 lonchas de salami (lo suyo es el pepperoni, pero no encontré), cortadas en cuartos
- 1/2 taza de salsa boloñesa
- 1 cucharadita y media de romero
- Un poquito de comino

Preparación:
1. Tamizar la harina, el Royal y el bicarbonato y mezclar en un bol con la sal y la pimienta. Añadir lentamente los huevos, el aceite, el suero de la leche, la mitad del cuatro quesos, la mozzarella y el salami hasta que esté mezclado (no queremos batirlo en exceso).
2. Echar la mitad de la mezcla sobre un molde engrasado y rectangular. Cubrir con la salsa boloñesa y echar encima el resto de la mezcla. Por encima echaremos la otra mitad del cuatro quesos (o el queso que hayamos elegido para combinar con la mozzarella), el romero y el comino.
3. Hornear unos 50 minutos en el horno, que previamente habremos precalentado a 180º. Tal vez si lo hubiera horneado 40 ó 45 hubiera sido suficiente.
Dejar enfríar durante 30 minutos antes de sacarlo del molde.
4. Se puede servir a temperatura ambiente, o si lo comemos al día siguiente, en frío o calentándolo un pelín al micro (cosa que recomiendo).

domingo, 3 de abril de 2011

Muffins de nuez moscada y canela

Da igual lo mucho que hayas comido. Si es domingo y hay tiempo, tiene que sobrar espacio para un buen postre, aunque estés en casa, igual que lo harías en un restaurante. Ese era el caso de hoy, y nos hemos servido un muffin con helado de Ben y Jerry's de Cookie dough (¡¡me encanta!!), y un poquito de dulce de leche. ¡¡Para repetir!! Aunque no lo hemos hecho.

El otro día estrené mi molde de muffins con una receta que ha quedado muy bien, aunque esté mal que yo lo diga. Se supone que iba a esperar a hacerlos por la mañana, o por la tarde del día siguiente, pero fue imposible, y más tarde de las doce de la noche, ahí estaba yo, preparando la masa, y a las dos de la mañana, cuando ya estaban fríos, poniendo la cobertura a los muffins. Un caso, pero no me arrepiento.
Me costó un montón elegir entre tantas recetas como tenía guardadas, pero creo que esta de Can you stay for dinner ha sido un acierto! Solo espero que la próxima vez, el recubrimiento me quede igual de bonito que a ella!
Muffins de canela y nuez moscada
Ingredientes (salen 7 muffins):
- 1 taza y 3/4 de harina
- 1 cucharadita y media de Royal
- Media cucharadita de sal
- Media cucharadita de nuez moscada (puse casi una entera)
- Media cucharadita de canela (puse una entera)
- 1/3 de taza de aceite de oliva
- 3/4 de taza de azúcar blanco
- 1 huevo
- 3/4 de taza de leche
Para el topping:
- 1/4 de taza de margarina derretida (no tenía mantequilla)
- 1/3 de taza de azúcar blanco
- 2 ó 3 cucharadas de canela

Preparación:
1) Tamizar la harina y la levadura. Mezclar con la sal, la nuez mosca y la canela y reservar.
2) En otro bol (grande), mezclar el aceite, el azúcar, el huevo y la leche.
3) Añadir a la mezcla anterior la de la harina, y mezclar, solo hasta combinar, sin pasarnos.
4) Colocar los muffins en un molde previamente engrasado y hornear a 180º durante 20 minutos.
5) Pasados los veinte minutos las saqué del horno, las desmoldé, y dejé enfríar en rejilla. Cuando estaban bastante frías las cubrí.
6) Para cubrirlas: Ponemos en un bol la margarina fundida, y en otro (que sea amplio) la canela y el azúcar mezclados. Pasamos los muffins por la mantequilla, y después rebozamos con la mezcla de azúcar.
Otra vez a enfríar, y una vez estén preparadas, se guardan en un tapper, y a disfrutar en cualquier momento!!

Como salió una un poco más fea, la usé para probar en caliente, en frío, con recubrimiento, sin recubrimiento, y sin él también están muy buenas, jugositas, y con el saborcito a canela y nuez moscada.