martes, 28 de junio de 2011

Hash brown cups

Me encantan las hash brown. Es un plato muy fácil de hacer, y que me parece una guarnición más atractiva que una patata frita o asada. Aunque podemos encontrar distintas preparaciones con el nombre de hash brown, las que a mí me parecen tan atractivas, y son las que he preparado a veces en casa, son estas en las que fríen patata rallada.
En algunas recetas se fríe simplemente la patata rallada, en otras se añade huevo, harina, queso, algúna hierbecilla; y no solo se sirve como acompañamiento, sino también como desayuno.
En esta caso, yo las he hecho con queso rallado, y las he preparado en el horno, metidas en moldes de muffins, para que quedasen así de monas, una propuesta que me gustó y que encontré en The yummy life.

El resultado, buenísimo, de hecho, las repetí poco después en casa de mis padres (pero con otro queso, y sin usar moldes), y hasta a mi madre le gustaron!

En la receta que os dejo, hay cantidad para seis piezas (en molde de muffins), pero rellené cinco, porque en una de ellas eché el doble de cantidad, para probar qué tal quedaba.
Las normales quedaron muy crujientes y muy ricas (se podían incluso comer con la mano mojando en salsita, porque están crujientes por todos lados; y la otra quedó muy buena, crujiente por arriba y por abajo, pero al ser más ancha, por dentro estaba más suave, más similar a una especie de tortillita de patata.

Conclusión: las pequeñas están genial como picoteo, o como guarnición en sustitución de las patatas fritas o asadas, y las grandes geniales como entrante o aperitivo, más de cuchillo y tenedor.
Y nada, os dejo con la recetita :)

Hash brown cups
Ingredientes (para 6 piezas):
- 1 patata roja pelada y rallada (de algo más de 200 gramos)
- 1/2 cebolleta picada muy fina
- 1/2 taza de queso de tetilla rallado
- 1 pizca de sal
- 1/4 de cucharadita de pimienta negra
- Aceite de oliva para untar los moldes

Preparación:
1) En un bol echamos la patata y el queso (que antes habremos rallado), la cebolleta picada, y salpimentamos. Mezclamos bien con un tenedor.
2) Engrasamos los moldes de muffins y echamos la mezcla del bol en ellos. Presionamos bien con una cuchara, intentando aplastarlo contra el fondo.
3) Horneamos a 180º durante 1 hora (yo en la rejilla baja). Una vez está se desmolda perfectamente con la ayuda de una espátula o un tenedor, ¡¡y listo para comer!!
Nosotros lo acompañamos de salsa Ranch Dressing

sábado, 25 de junio de 2011

Pavlovita de chocolate blanco y negro


Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de junio nos invita a preparar un clásico de la repostería: la Pavlova

Postre elaborado con un merengue, que se denomina así, en honor a la bailarina Anna Pávlova. Es un plato característico por ser muy crujiente por fuera y muy suave y ligero en el interior. El origen de este plato no está claro, ya que encontramos que los habitantes de Nueva Zelanda y los de Australia se otorgan ser los creadores de tal plato. El libro más antiguo en el que se describe una receta muy parecida a la Pavlova es de origen neozelandés, y se fecha en 1929.
En cambio, el nombre a este postre se lo dió en 1935 el chef del Hotel Esplanade en Perth (Australia), Bert Sachse, cuando la bailarina rusa Anna Pavlova, fue a visitar el país y el chef le deleitó con esta creación. La controversia con respecto a su origen es tan grande que incluso ha generado estudios universitarios sobre él. A pesar de esto, es probable que nunca se dé con la certeza sobre su origen, ya que como dijo el crítico culinario Mathew Evans sobre este tema: "El merengue con crema se viene preparando desde hace mucho tiempo. No creo que Australia o Nueva Zelanda hayan sido los primeros en hacer pavlovas. Pienso que es un gran postre y que simplemente debemos estar felices de que alguien lo haya inventado".
La receta de la Pavlova se ha ido extendiendo por muchos países y a pesar de no ser muy conocida, su versatilidad la convierte en un postre magnífico. Una vez que tengamos nuestra pavlova horneada, podremos cubrirla de una crema de vainilla, un chantilly, una mousse, una crema de chocolate... y finalizarla con unas frutas de temporada, así conseguimos una tarta deliciosa y completa.


Aquí está mi segunda receta para la Propuesta dulce de Whole Kitchen. Esta vez, el postre me daba mucho miedo, por lo de montar las claras y tal, y la verdad es que he ido de por libre, adaptando la receta a mi manera después de ir viendo por ahí otras recetas. Al final ha salido esto, un merengue de cacao, una crema pastelera con chocolate blanco, mermelada de frutas del bosque y unos adornitos de chocolate y migas de bizcocho de coco.
No es tan fresquita como hubiera sido algo con frutitas, pero fue un poco improvisación, y nos ha gustado bastante, además, que se prepara de manera rápida (aunque tarde en cocinarse) y es un postre bastante sencillo, versatil y que permite improvisar con cualquier cosa, además de ajustar las cantidades a las raciones que queramos.

Pavlovita individual de chocolate blanco y negro
Ingredientes:
Para el merengue con cacao...
- 1 clara de huevo
- 1 pizca de bicarbonato de soda
- 20 gramos de azúcar
- 8 gramos de azúcar glass
- 8 gramos de cacao en polvo (Hershey's)

Para la crema pastelera de chocolate blanco...
- 125 ml (1/2 taza) de leche
- 15 gramos de azúcar
- 10 gramos de bebida de chocolate blanco en polvo
- 10 gramos de maizena
- 1 yema de huevo
- Una pizquita de sal

Para cubrir...
- Mermelada de frutos del bosque (uso La vieja fábrica)
- Un trocito de bizcocho de coco desmigado
- Bolitas de tres chocolates para adornar

Preparación:
Para el merengue...
Siempre me ha dado miedo eso de montar claras y nata, si lo hago a mano porque no llego, si lo hago con la batidora, por si me paso... Leer, he leído hasta la biblia en verso (y no siempre todas las biblias coinciden, pero bueno), pero lo que es la práctica, es otra cosa. Sin embargo, conseguí montar las claras, aunque no sé si tenían que haber estado más montadas, o si de haber seguido se hubieran bajado. Supongo que es práctica, ir haciéndolo varias veces, liarla un par de ellas, y encontrar así el punto justo. De textura yo las veía bien (si dabas la vuelta al bol se quedaban pegadas, y de sabor también quedó bien, así que supongo que más o menos era el punto indicado.
He leído en mil sitios que lo mejor es que la clara la hayas separado de la yema el día antes, por ejemplo. Yo seguí la versión rápida, separé el huevo en frío (que leí que es como mejor se separa), pero luego dejé reposar la clara media hora (porque también leí que monta mejor a temperatura ambiente).
Hay que hacerlo en un bol de cristal o aluminio (yo lo hice en el primero), y nunca de plástico, con todo el material super limpio y super seco (resaltamos SUPER!), y según he leído también, el recipiente es mejor que esté frío (en otros sitios he leído lo contrario). Yo no me compliqué, y usé el recipiente donde había dejado la clara a templar.
Por lo demás, en unos minutitos lo tenemos, eso y unos minutos menos de gimnasio (¡por lo del brazo, digo!).
Allá vamos...

1) Primero hay que preparar los ingredientes, por un lado el azúcar, por otro el glass mezclado con el cacao en polvo (tamizados).
2) Ponemos en el bol la clara y el bicarbonato y empezamos a montar. Cuando forme pequeños picos (2 minutos aproximadamente, pero parecen dos horas) vamos añadiendo poco a poco el azúcar.
3) Seguimos montando unos minutos (que volverán a parecernos horas, y que nuestros brazos tomarán por años de cansancio) y cuando casi esté añadimos la mezcla de glass y cacao e incorporamos con cuidado (si las claras ya están montadas, lo haremos en movimientos envolventes con una espátula o una cuchara de madera).
4) Ponemos sobre la bandeja en la que vamos a hornear, o bien hacemos varios pequeños, o una sola pieza. Lo ponemos echar con una manga pastelera, o como en mi caso, hacer una especie de circulito con ayuda de una espátula y una cuchara.
5) Horneamos a 120º durante 1 hora o 1 hora y 1/2, hasta que veamos que está firme.

Para la crema...
1) En un cazo mezclamos bien la leche, el azúcar, el chocolate blanco en polvo, la maizena, la yema y una pizca de sal. Lo llevamos al fuego y lo cocinamos a fuego medio-bajo, sin parar de remover, hasta que comience a hervir y esté espeso.

Montamos nuestras pavlovas...
1) Cubrimos nuestro merengue con la crema pastelera, le echamos la mermelada por encima y adornamos con las bolitas y el bizcocho desmigado.

Estoy deseando ver el resto de preparaciones, que seguro que son mucho más elaboradas y vistosas, y anotarme las recetas, pero como idea para postre improvisado, me ha gustado esto de las pavlovas :)

jueves, 23 de junio de 2011

Galletas de lima y limón

Cuando vi esta cosa tan preciosa en Bakingdom, no pude evitar ponerme a hacerla ese mismo día (ya que tenía limas y limones, por hacer algo...). Por la noche, al volver del trabajo, fue lo primero que hice, y el resultado es genial!!
Además, ese azuquitar cítrico que lleva (en el blog dicen que está muy bueno para el té), huele genial, y tiene que ser ideal para otras muchas cosas (de hecho, lo usé después, pero con coco, para las galletitas que hice con lima y coco).

Así que nada, aquí os dejo la receta, ¡veréis qué fáciles son!. Superfresquitas para el verano (que se suponía que estaba llegando cuando yo las hice), crujientitas por fuera y blanditas por dentro.
Galletas de lima y limón
Ingredientes (para 11 galletas):
Para el azúcar cítrico...
- 2 cucharadas de azúcar
- 1/4 de cucharadita de ralladura de lima
- 1/4 de cucharadita de ralladura de limón
Para nuestras galletas...
- 105 gramos de harina
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato
- 1/8 de cucharadita de Royal
- 1/8 de cucharadita de sal
- 57 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
- 75 gramos de azúcar
- 1 clara de huevo
- 1 cucharadita de ralladura de limón
- 1 cucharadita de ralladura de lima
- 1 cucharadita de zumo de limón
- 1 cucharadita de zumo de lima
- 1/4 de cucharadita de vainilla

Preparación:
Para el azúcar cítrico...
Esto es simplemente echar el azúcar en un bol, añadir las ralladuras (bien finas) y mezclar bien bien, hasta que el azúcar tome colorcito. Olerá fenomenal!
Para las galletas...
1) En un bol mezclamos la harina, el bicarbonato, el Royal y la sal. Reservamos.
2) En otro bol batimos bien la mantequilla y el azúcar hasta que esté ligerito y cremoso.
3) Añadimos a la mezcla de mantequilla la clara de huevo e integramos, y hacemos lo mismo con los zumos, las ralladuras, y la vainilla.
4) Ahora echamos la mitad de la harina y la integramos. Cuando lo tengamos echamos el resto de harina e incorporamos. Si vemos que la masa está pegajosa, echamos más harina (hasta 20-40 gramos más, pero a mí no me hizo falta y puse más zumo del que pedía la receta).
5) Cubrimos la masa y la llevamos al frigo, durante al menos tres cuartos de hora.
6) Pasado este tiempo hacemos bolitas del tamaño de una cucharada, cubrimos con el azúcar cítrico y ponemos espaciadas en la bandeja. Horneamos a 180º de 12 a 15 minutos (yo las tuve unos 17).
Dejamos enfriar un poco antes de pasarlas a una rejilla, y listas!!

sábado, 18 de junio de 2011

Pastela marroquí


Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de junio nos invita a preparar un clásico de la cocina marroquí, Pastela Moruna


Esta es la primera vez que participo en el Círculo Whole Kitchen salado, y lo hago con esta pastela, de la que no he seguido la receta que proponían, sino combinándola con otra que encontré buceando por ahí (la copié en un folio y ya no sé de dónde la saqué). No puse pollo, sino pavo, pero es que me gusta bastante más su sabor.
En fin, que aquí os dejo con la recetita ;) Tenía miedo de que no nos gustara tanta mezcla, pero nos encantó, y de hecho, mi mayor "miedo", que era el tema del azúcar glass en el filo, ¡resultó ser luego mi parte preferida del plato!
No me quedó precisamente bonita, porque tenía que haber "recortado" las obleas, pero tenía miedo de liarla y que se me estropeara la masa al cortarla, así que las dejé así y salió tal floripondio como el que veis...
Pastela marroquí
Ingredientes (para 2-4 raciones):
- 1 cucharada de aceite
- 1 filete de pechuga de pavo (unos 200 gramos) cortado muy fino (sin picadora)
- 1 zanahoria bien picada
- 1 cebolla bien picada
- 1/4 de cucharadita de canela (un poco más para espolvorear y para las almendras)
- 1/4 de cucharadita de jengibre
- 1/8 de cucharadita de curcuma
- Comino
- Cilantro picado
- Nuez moscada
- Una pizca de curry
- Sal y pimienta
- 1 huevo cocido
- 12 almendras picadas (con un mortero)
- Azúcar glass
- Margarina derretida (una nuez, más o menos)
- 9 láminas de pasta filo

Preparación:
1) Tostamos las almendras, unos 10 minutos a 170-180º. Pelamos, picamos, espolvoreamos con canela y reservamos.
2) Cocemos un huevo y dejamos enfriar.
3) En una sartén, cocinamos la cebolla y la zanahoria. Cuando estén blanditas, echamos el pavo. Cocinamos un par de minutos y añadimos todas las especies y condimentos.
4) cuando esté bien cocinado, le añadimos el huevo cocido (que previamente picamos) y dejamos enfriar (es mejor echarlo en la pasta en frío).
5) Preparamos un recipiente apto para el horno, untamos con mantequilla y ponemos una hoja de pasta filo. Cubrimos la hoja con mantequilla y ponemos otra lámina, repetimos hasta tener tres láminas de base y echamos las almendras y un poco del relleno de carne.
6) Ponemos otras tres láminas de filo con el mismo procedimiento de untar la mantequilla y añadimos toda la mezcla de pavo. Ponemos otras tres láminas de la misma manera, recogemos bien y cerramos nuestra pastela.
7) Lo horneamos a 180º durante 10-12 minutos (yo lo puse en la rendija más baja).
Antes de servir espolvoreamos con azúcar glass y canela.

jueves, 16 de junio de 2011

Galletas de lima y coco

Hace justo dos semanas vi una receta de galletas de lima y limón, y tuve que hacerlas, y hace justo una semana vi una receta de galletas de lima y coco, y tuve que hacerlas (aunque odie la textura del coco rallado). Y es que, cuando me da por una cosa, no hay quien me pare. Últimamente, para desayunar, en lugar de hacer un bizcochito o unos muffins, me ha dado por las galletas. Y últimamente me ha dado por poner lima hasta en el café del desayuno, pero es que ¿¿si no lo ponemos en estas fechas, cuándo lo ponemos??

De las dos recetillas, hoy os dejo con la de las galletas de lima y coco, que me gustaron mucho, aunque he de decir que las de lima y limón me parecieron insuperables (dentro del rango de galletas de lima, claro!! :P ).
Es una receta "rara", de esas que dices, "De aquí no puede salir nada bueno", pero oye, es seguir los pasos, y de verdad salen unas galletas (a mí es que lo de la mantequilla derretida para galletas me sonaba a raro!).

La cobertura en la receta original era simplemente azúcar, pero yo hice una variación de la que usé para las galletas de lima y limón (quité el limón y puse coco rallado) y quedó muy bien :)

Galletas de lima y coco

Ingredientes (para 12 galletas de un buen tamaño):
- 160 gramos de harina
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de Royal
- 1/8 de cucharadita de sal
- 4 cucharadas de coco rallado
- 140 gramos de azúcar
- 28 gramos de Philadelphia (a temperatura ambiente)
- 1/2 cucharadita de ralladura de lima
- 42 gramos de mantequilla, derretida y templada
- 40 ml de aceite de girasol
- 1 clara de huevo
- 1/2 cucharada de leche
- 2 cucharaditas de zumo de lima
Para cubrir...
- 2 cucharadas de azúcar
- 1/2 cucharada de ralladura de lima
- 1/4 de cucharadita de coco rallado*
*Si os gusta el coco rallado y su textura, no dudéis en ponerlo a partes iguales con la ralladura de la lima ;)

Preparación:
Primero vamos a hacer el recubrimiento, que es simplemente mezclar en un tazón el azúcar, la ralladura y el coco rallado y mezclar bien con una cuchara, haciendo que se mezclen bien la lima y el coco en el azúcar
1) En un bol echamos la harina, Royal, bicarbonato y sal tamizados, y el coco rallado.
2) En otro bol echamos el azúcar, la ralladura de lima, el queso Philadelphia y la mantequilla (que habremos derretido y dejado enfriar) y lo mezclamos bien con una espátula. Quedará una mezcla rara, ¡¡es normal!!
3) Añadimos el aceite, el huevo, la leche y el zumo y mezclamos hasta tener una masa cremosa
4) Vamos añadiendo la mezcla de la harina en la del azúcar, integrándolo bien con una espátula, hasta tener una masa suave.
Ahora toca hacer las galletitas, y atención, en esta receta hay que trabajar rápido, así que sin remilgos!!
¡¡¡Fuera perfección!!!

5) Con una cucharada de servir helado hacemos bolitas, las pasamos por el azúcar de lima y coco y las ponemos en la bandeja en la que vamos a hornear. Cuando ya las tenemos, con el culo de un vaso (o lo que sea), las aplastamos un poquito, hasta que tengan unos 5 centímetros de diámetro.
6) Horneamos a 180º durante 13 minutos (en mi caso fueron exactos, pero ya sabéis, hasta que veáis que se empiezan a dorar, aunque no queremos que se tuesten).

Y ya están, han salido bastantes, así que os podéis servir!! ;)

Notita al pie...
Yo hice dos tandas, en la primera horneé 9, y quedaron las otras 3 para la segunda. Como me quedé sin azúcar de lima y coco, les puse un poco de coco por encima y unos smarties verdes. Si os gusta el coco rallado, podéis hacerlo y poner bastante más coco (a mí es que el sabor me gusta, pero su textura me mata!!).

martes, 14 de junio de 2011

Sándwich trabajo "en equipo" - English muffins y codillo con mermelada de naranja y romero

Hace un par de fines de semana estuve en casa, y el domingo mi madre sacó un codillo de la nevera. Cuando lo vi, no pude evitar pensar en todas esas recetas que había visto en Foodgawker de codillos y jamones de cerdo, así que me fui directa a buscar las que tenía guardadas, y alguna más usando el maravilloso buscador de Foodgawker (¡ni que me pagaran!). Cuando fui a buscar a mi madre: "Mami, ven a ver una cosa", el codillo ya estaba metido en el agua para ser cocido (¡llamadme lenta!), pero aún así, no le debieron de disgustar mucho las imágenes, porque hicimos una de las recetitas que había seleccionado, aunque primero cocimos un poquito el codillo (además, así se desala un poco).
¡¡Quedó genial!! Necesitó también la colaboración de mi padre, que tuvo que llevarme en domingo a comprar mermelada de naranja (en la panadería solo había tres sabores, y uno de ellos estaba ahí esperándome, ¡¡naranja amarga!!).

Además de estar riquísimo, le vi buena pinta para un sándwich, y esa tarde ya estaba yéndole a mi madre con la receta de english muffins, así que vengo con unas cuantas cosillas.

Sándwich con mamá
Se entiende que la idea de todo el proceso fue mía, pero la que preparó todo fue mi madre (menos el sofrito de cebolla, zanahoria y calabaza, ¡¡que también tiene su cosa!!)
Ingredientes:
Para el codillo a la naranja...
- 1 codillo de 1 kilo (que habremos cocido previamente, o bien lo podemos usar sin cocer, sobre todo si es fresco y no de esos envasados)
- Romero
- Clavo
- Tomillo
- 150 gramos de mermelada de naranja amarga (si tiene trozos, mejor!)
- Sal (si es necesario) y pimienta

Para los english muffins...
- 170 gramos de harina de fuerza
- 1/4 de cucharada de azúcar
- 1/4 cucharadita de sal (aunque he descubierto que al pan es mejor echarle la sal al gusto, para mí estaba genial, y para mi madre soso)
- 1/3 de sobre de levadura de panadería (teníamos maizena, que no sé cuántos gramos son, pero la verdad es que lo pusimos a ojo, no sé lo que pedía la receta)
- 8 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente
- Entre 1/3 y 1/2 taza de suero de leche (lo que nos vaya pidiendo la masa, se puede usar también leche)

Para montar nuestro sandwich...
- 3 lonchas de codillo (frío o caliente, al gusto)
- 1 huevo frito
- 1 english muffin
- 1/4 de cebolla
- 1/2 zanahoria
- 1 loncha de calabaza
- Mermelada de naranja con romero y tomillo (lo que sobró por la mañana)

Preparación:
Para el codillo...
Los tiempos dependerán del tamaño de la carne que usemos.
1) Ponemos el codillo (en nuestro caso previamente cocido) en una bandeja y hacemos unos cortes en la piel, formando rombitos. En cada cruz metemos un clavo. Echamos por encima pimienta, sal (si es necesario), romero y tomillo.
2) Horneamos a 180º unos 15 minutos. Mientras, preparamos la mermelada. En un cacito calentamos la mermelada con romero y tomillo, hasta que comience a hervir. Lo reservamos fuera del fuego hasta que pasen los primeros 15 minutos de horno, y entonces cubrimos el codillo con parte de la mermelada.
3) Seguimos horneando a 180º, y cada 10-20 minutos damos la vuelta y pincelamos la parte que quede arriba con más mermelada de la que habíamos preparado. Estará así un par de horitas.
Nosotras nos fuimos de casa y no estuvimos dándole vueltas y untándole constantemente, pero no pasó nada :P Cuando llegamos, para calentarlo, sí que lo volvimos a untar con la mermelada.
4) Pasado ese tiempo ya está listo para servir cortadito en rodajitas, con la salsa de mermelada que nos haya sobrado (y que está buenísima con el tomillo y el romero).
Aunque es difícil, tiene que sobrar algo para el sándwich!!

Para los english muffins...
Me encantó como quedaron, y eso que en casa de mis padres no hay báscula (hace falta una para pesar la comida del gato, así que espero que pronto haya una), y tenía miedo de cómo quedaría usando ingredientes a ojo. Pero quedaron genial!! Muy crujientitos por arriba, no se nos quemaron, y la miga quedó supertierna.
1) En un bol mezclamos la harina, azúcar, sal y levadura. Le añadimos la mantequilla y parte del suero de leche (primero solo 1/3 de taza) y mezclamos con una espátula.
2) Ahora ya toca amasar, durante unos 10 minutos, hasta que la masa se estire en lugar de romperse cuando tiramos de ella.
3) Engrasamos un bol con aceite, cubrimos de este aceite nuestra masa y la dejamos reposar, tapada con un film transparente, durante 60-90 minutos (nosotras lo dejamos una hora y pico, pero es que nos daban las mil, porque nos pusimos a hacer el pan a las nueve de la noche).
4) Dividimos la masa en tres piezas. Hacemos bolitas, y con un molde, les damos la forma. Como no teníamos molde, usamos las manos. Se deja reposar tapadito con un paño o film transparente otros 60-90 minutos. Nosotras teníamos ya que hacer la cena, así que reposó solo un ratito más, no sé cuánto.
5) Cuando vamos a cocinarlas las pasamos por harina de maíz (en mi casa no había, así que usamos maizena o harina normal, no recuerdo) y las cocinamos durante 5-8 minutos por cada lado en una plancha o sartén (nosotros le pusimos un poco de aceite, hay recetas que se la ponen a los muffins). Mientras, precalentamos nuestro horno a 180º.
6) Si vemos que no están suficientemente hechos, terminamos de cocinarlos en el horno durante 5-10 minutos.
¡¡Y ya están listos!!

Para el sandwich...
1) Abrimos nuestros english muffins (en nuestro caso aún estaban calentitos).
2) Freímos un huevo
3) Calentemos unas rodajitas de codillo (aunque se puede comer frío perfectamente).
4) Cortamos en juliana la zanahoria, cebolla y calabaza. Calentamos aceite en una sartén pequeña, le añadimos las verduras y cocinamos un rato. Cuando estén bien hechas, añadimos la mermelada con tomillo y romero que nos había sobrado, y seguimos cocinando y moviendo bien, hasta que la mermelada quiera hervir. ¡Veréis que rico queda!
5) Ahora toca montar el sandwich. En la parte de abajo del pan echamos una camita de nuestras verduras, sobre la que irá el codillo, que coronaremos con el huevo. Tapamos y servimos.
Estaría super rico con unas espirales de calabaza fritas, pero se nos olvidó y se nos hizo tarde. Las patatas también son un buen amigo de este sandwich (fijo!). Yo lo comí con las gambas gabardina que había hecho mi madre para cenar.

Por cierto, y ya que va de codillo, me encanta cocido y empanado, si no lo habéis probado y soléis cocerlo, os lo recomiendo!!

domingo, 12 de junio de 2011

Mi cena chino/oriental/loquesea - Barritas de kumquats

Aquí va la receta del postre de la cena china, que hice con estas naranjitas típicas chinas. Cuando era pequeña, mi madre siempre me las compraba cuando las había en El Corte Inglés, y como no sabíamos comerlas (no sabíamos ni lo que eran, más que mini naranjitas), las pelábamos.
Resulta que hace poco fue cuando descubrí que de este cítrico se come la piel, y de hecho es su parte dulce. Incluso he leído de casos de gente que come la piel y reserva lo de dentro para hacer mermeladas, batidos, helados... He tardado años, pero por fin he comido kumquats con su piel, y están mucho más ricos ahora.
Además, de paso, he aprovechado para hacer estas barritas que encontré en Family Spice. Me topé con la receta mientras preparaba el menú chino-oriental, y me vino genial, ¡¡ya tenía postre chino!! Yo había pensado en algo más de restaurante chino-cutre, típico plátano frito, pero mi cena se sofisticó un poco gracias a este blog (donde por cierto, hay otras tentaciones muy interesantes).

Barritas de kumquats
Ingredientes (para 6 ó 9 barritas):
Para nuestra base...
- 1 taza (150 gramos) de harina
- 1/2 taza de mantequilla, derretida
- 3 cucharadas de azúcar
- 1/2 cucharadita de nuez moscada (la receta pide cardamomo)
Para la mezcla con kumquats...
- 14 kumquats (partidos por la mitad y sin semillitas)
- 2 cucharadas de Cointreau
- 1/2 taza de harina
- 1 taza y 1/4 de azúcar (puede que con la taza hubiera sido suficiente)
- 1 huevo
- 3/4 de cucharadita de Royal
Para adornar...
- Azúcar glass
Para acompañar...
- Helado Crunchy nuts (de Ben&Jerry, tiene caramelo y almendras)
- Nata montada

Preparación:
Para empezar, vamos a preparar un molde. Yo usé un pyrex de 1 litro de capacidad (18x20 cm), forré con papel de aluminio y lo engrasé un poquito con margarina.
Hacemos la base...
1) En un bol mezclamos con una espátula, hasta que esté bien incorporado, la harina, mantequilla, azúcar y la nuez moscada.
2) Repartimos bien la masa sobre nuestro recipiente, presionando bien (yo lo hice con las manos), y horneamos a 180º durante 20 minutos o hasta que vemos que está dorado (para mí este tiempo estuvo bien).
Preparamos el relleno...
Esto lo hacemos mientras se hornea la otra parte, ya que luego la verteremos encima sin dejarlo reposar.
1) Con una batidora o en la picadora hacemos un puré con los kumquats y el Cointreau.
2) En un bol grande echamos el puré de kumquat y Cointreau, le añadimos la otra media taza de harina, el azúcar, el huevo y el Royal y lo mezclamos bien con una espátula o una cuchara de madera.
3) Una vez lo tenemos, y cuando esté lista la base, lo echamos encima, lo repartimos bien y seguimos horneando a la misma temperatura (eran 180º) durante otros veinte minutos.
Yo lo que hice fue pasar la fuente de la bandeja de arriba del horno a la de abajo, pero supongo que no hace falta.
4) Una vez lo tenemos, dejamos enfriar completamente antes de desmoldar. Entonces ya podremos cortar y servir con azúcar glass y algunos kumquats, además de ponerle nuestro helado favorito (yo creo que iría bien algo más sorbete, tipo mandarina, té verde, menta, mojito o incluso limón), nata, o lo que nos apetezca.

miércoles, 8 de junio de 2011

Mi cena chino/oriental/loquesea - Ternera al estilo mongol

Por fin le toca el turno al plato principal de nuestra cena chino/oriental, que consistió en una ternera al estilo mongol, que no sé si hacen en Mongolia, pero que así se llamaba en las recetas que estuve mirando antes de hacerlo. Hay algunos cambios, en salsas y condimentos, pero bueno, la técnica es la misma :P

Así que nada, con esto solo queda poner el postre, que tengo muchas ganas porque quedó muy rico y fresquito!

Ternera al estilo mongol
Ingredientes (para 2 ó 3 personas):
- 250 gramos de carne de ternera cortada en tiras
- 2 cucharadas de maizena
- 2 cucharadas de aceite
- 1/4 de cucharadita de jengibre rallado
- 1/2 cucharada de ajo picado
- Cebolleta
- Zanahoria
- 1/4 de taza de agua
- 2 cucharadas de salsa de soja
- 1 cucharada y 1/2 de azúcar moreno

Preparación:
1) Ponemos la maizena en un plato hondo y cubrimos con ella la carne. Quitamos el exceso y reservamos la ternera.
2) En un wok calentamos la mitad del aceite a fuego algo. Añadimos el ajo picado y el jengibre rallado y removemos hasta que vaya soltando olorcillo. Agregamos la cebolleta y la zanahoria (al gusto) y cocinamos.
3) Cuando esté listo, añadimos el agua, la salsa de soja y el azúcar, y cocinamos durante un par de minutos. Pasado ese tiempo, pasamos el contenido del wok a un bol y reservamos.
4) Echamos en el wok el rseto del aceite, volviendo a subir el fuego a temperatura alta. Añadimos la carne y la doramos por ambos lados. Cuando lo tengamos, volvemos a llevar la salsa con las verduras al wok y cocinamos (removiendo de vez en cuando) hasta que tenga la consistencia deseada.

Notita...
Aunque cuando saqué del wok la salsa no era muy espesa, no lo pude servir hasta media hora después, así que espesó bastante. Si no lo vais a comer al momento, como fue mi caso (aunque no era esa la intención), tal vez sea mejor que reduzcáis la cantidad de maizena, o que prescindáis de ella.

¡¡Y ya lo tenemos!! La salsa, para la poquita cosa que lleva, queda muy rica ;)
Nos vemos en el postre!!

sábado, 4 de junio de 2011

Bizcochitos de calabacín con nueces y pepitas de chocolate

Y para pasar las lecturas, traigo unos bizcochitos de calabacín, que mi madre y yo hicimos obligadas por las circunstancias porque nos dio la gana.


Habíamos hecho para comer un gratinado de calabaza que encontramos en mi última adquisición por aquel entonces, Gratins and bakes, de Woman's Weekly. En realidad, no nos gustaron las calabazas que había en el Hipercor y compramos un calabacín.
Como era bastante grande y había que ir dándole salida, esa misma tarde estuvimos haciendo mi madre y yo unos bizcochitos, que se pueden hacer en estos moldecitos pequeños (salieron cuatro), en muffins (salen seis) o bien en un molde normal para hacer una pieza un poco más grande. Aquí dejo la receta, aunque es sencillísima. Teníamos muchas, pero pensando en los ingredientes que había en casa (y casi no quedaba mantequilla), nos decidimos por esta de Bowl of Mush. También le pone jengibre, pero no teníamos, puede darle también un saborcito interesante :P

Bizcocho de calabacín con nueces y pepitas de chocolate
Ingredientes (6 muffins/4 bizcochitos):
- 1 taza de harina
- 3/4 de cucharada de Royal
- 1/8 de cucharadita de bicarbonato
- 1/8 de cucharadita de sal
- Algo más de 1/2 taza de puré de calabacín (sin llegar a los 3/4 de taza)
- 1/2 taza de aceite de oliva (vale cualquier aceite, o mantequilla/margarina derretida)
- 1 huevo grande
- 1/4 de taza de suero de leche
- 1/4 de taza de azúcar
- 1/8 de taza de azúcar moreno
- 1/4 de cucharadita de extracto de vainilla
- Nuez moscada
- Canela
- Clavo molido
- 6 nueces cortadas en cachitos
- Un puñadito de pepitas de chocolate (yo usé pepitas de Valor, de vahiné, y corté un poco de chocolate para hacer a la taza, así que variedad no faltó).

Preparación:
1) Mezclamos en un bol la harina, Royal, bicarbonato y sal tamizados con los azúcares, la nuez moscada, la canela y los clavos.
2) En otro bol mezclamos el puré, aceite, los huevos, el suero de leche y la vainilla.
3) Echamos la mezcla seca a la del puré de calabacín y lo incorporamos bien, con una cuchara de madera valdrá. Añadimos las nueces y los chocolates (como veis en mi casa tiramos de las sobras, pero luego era curioso encontrarse cada vez un chocolate diferente) y los repartimos bien.
4) Horneamos a 180º durante unos 40 minutos (menos para los muffins, algo más para un bizcocho grande).

Yo ni lo dejé enfriar, me serví un trozo para la merienda :) Es un bizcocho con una textura genial, y el encontrarte con los cachitos de nuez y chocolate me parece todo un acierto. Pensé que nada podía igualar al bizcocho de zanahoria, pero creo que este me gusta mucho más, y con calabaza puede que esté incluso mejor, así que habrá que probarlo :)

jueves, 2 de junio de 2011

Mi cena chino/oriental/loquesea - Arroz frito con piña

Y después del parón para mis hamburguesas tipo Memorial day, sigo con mi menú chino, que ya parece que nunca se va a acabar.
No podía faltar un arroz, y yo hice este de piña. Os dejo la receta, aunque es de lo más simple

Arroz frito con piña
Ingredientes (para 2-3 raciones:
- 1 piña baby (yo cogí un intermedio entre la baby y la grande porque no había)
- 75 gramos de jamón york en dados
- 1/2 zanahoria en dados
- El relleno de 1/2 piña en dados
- Arroz cocido (a ojo, que entre en la piña)
- 1 huevo
- 1 cucharada de salsa koreana
- 1 cucharadita de salsa de soja
- 1/4 de cucharadita de Worcester
- Sal
- Un puñadito de anacardos
- Opcional: Coco rallado (que pondríamos al cocinar o con los anacardos, al gusto)

Preparación:
1) Calentamos un poco de aceite en un wok, cocinamos el jamón york y reservamos.
2) Echamos más aceite al wok, y cuando esté caliente freimos la zanahoria hasta que esté blandita. Echamos más aceite, si es que hace falta, e incorporamos al wok la piña, el arroz, y de nuevo los tacos de york. Lo movemos constantemente (estilo wok!!) para que el arroz se vaya friendo.
3) Hacemos un hueco en el centro del wok y cascamos el huevo. Lo revolvemos con la espátula en ese centro para que se vaya cocinando, y cuando esté, lo mezclamos con el resto del arroz (queda super bien!)
4) Ahora toca echar la salsa koreana (o la que usemos), la de soja, el Worcester y mezclar bien durante un par de minutos. Si es necesario echamos sal.
5) Servimos nuestro arroz dentro de la piña y adornamos con los anacardos (y con el coco si lo usamos).