lunes, 24 de septiembre de 2012

La primera hoja que cae este otoño de mi enredadera es un jugoso pastelito de chocolate blanco, manzana y almendras con un toque de jengibre

El año pasado recibí el otoño con un pastel de manzana y zanahoria que me había conquistado solo con su nombre.
Esta temporada, la primera hoja caída de mi enredadera es fruto de mis experimentos :)

Hace tiempo que enredo poniendo en práctica la técnica/idea/invento de sustituir en algunos dulces la mantequilla por puré de manzana, plátano, calabaza o aguacate, a veces usando recetas que encuentro por ahí, otras modificándolas un poco, y a veces tuneando mis recetas favoritas, a modo intuición (esto es lo más peligroso!!).

La receta de hoy es un juego con una de mis recetas de borwnie favoritas, pero aumenta la proporción de huevo, y lleva puré de manzana en lugar de mantequilla. Se puede usar harina (supongo!), pero yo puse almendra molida, que en los brownies suele quedar estupendo.
Y por supuesto, un toque de jengibre, para estrenar la temporada otoñal.
Sería un sacrilegio llamarlo brownie, whitey, o incluso falso-brownie, pero tiene dos cosas en común con un brownie (con un buen brownie!).
En primer lugar, es jugosísimo por dentro, ¡¡cualquiera diría que no lleva mantequilla!! Aunque en esto, el chocolate blanco ayuda...
En segundo lugar, ¡¡hay que servirlo como un brownie!! El bizcocho templadito, con su super bola de helado y su sirope. Imprescindible...

Fue una sorpresa de lo más agradable, y eso que no lo pasé del todo bien. A los veinte minutos, mi tiempo habitual para un brownie, aquello no parecía muy hecho... A los 40 minutos tampoco. Y yo diciéndome: "El brownie hay que sacarlo pronto, que no esté firme, ¿¿pero este invento se asentará fuera del horno, o qué está pasando??". Vamos, que pensé que la proporción de ingredientes era una chapuza, ¡¡pero no!! Al taster y a mí nos encantó, en mi caso ya es uno de mis postres favoritos!!
Él se comió los recortes de la hoja otoñal que nos comimos, así que me imagino que tuvo que gustarle tanto como a mí :P
Os animo a probar, porque es una receta muy sencilla, nada engorrosa, os salen un par de racioncitas nada más, la única pega, que lleva un poquito de tiempo en el horno, y que el sabor a manzana es muy sutil (mi idea inicial era hacer pastel de manzana y chocolate blanco, no solo sustituir la mantequilla).
Lo podéis hacer en un molde más grande para un bizcochito más fino, pero en ese caso, habrá que bajar bastante el tiempo de horneado.
¿¿Os apuntáis??

Bizcocho jugoso de chocolate blanco, manzana y almendras (con un toque de jengibre!)
Ingredientes (para 2 raciones):
He usado un molde de 10x5 cm, pero está comprobado que si lo hacéis en uno de 20x10 y horneáis menos tiempo, también sale estupendo ;)
- 50 gramos de almendra molida (u otro fruto seco)
- 10 gramos de Caotina blanca (bebida soluble de chocolate en polvo, opcional)
- Una pizquita de sal
- 40 gramos de azúcar
- 1/8 de cucharadita de jengibre en polvo
- 75 gramos de chocolate blanco, derretido
- 80 gramos de puré de manzana (comprado, o bien 2 manzanas pequeñas aproximadamente)
- 1 huevo
- Un puñadito (a ojo) de daditos de manzana (opcional, se puede prescindir o sustituir por otras cosas)
Para servir...
- Helado de sirope de arce y nueces (usamos este de Mövenpick que está delicioso)
- Salsa de caramelo (o más sirope de arce!)
- Crocanti de frutos secos

Preparación:
Para esta receta no hacen falta más que un par de recipientes, para mezclar los ingredientes, y una cuchara de madera o una espátula.
1) Lo primero de todo es derretir el chocolate, para que luego se haya enfriado un poquito.
También tenemos que tener en cuenta el puré de manzana, ya que si no es comprado, tendremos que prepararlo.
2) En un bol o un tazón grande mezclamos la almendra molida, chocolate en polvo, sal, azúcar y jengibre.
3) En otro bol mezclamos el chocolate blanco derretido, con el puré de manzana. Le añadimos el huevo y lo integramos bien.
4) Ahora añadimos la mezcla de los frutos secos a la del choclate y lo integramos bien con una cuchara de madera o una espátula. Son 2 ó 3 vueltas, no hace falta más.
5) Repartimos en la masa los daditos de manzana, si los usamos.
6) Vertemos en un molde forrado con papel de hornear y cocinamos a 180º durante 45-50 minutos.
Cuando llevaba 20 minutos de cocción lo tapé con papel de aluminio para que no se quemase por arriba.
De todos modos, os recomiendo que juguéis a sacar y meter el pastelito del horno, porque las dos veces que lo he preparado he pasado miedo xD
Pasado el susto, nos merecemos servirlo inmediatamente con helado, a ser posible alguna frutita roja o algún fruto seco, y si os queréis dar el homenaje, caramelo o algún sirope.

Más cositas...
- Si no tenéis puré de manzana de tarro, se puede hacer en el momento. Yo saqué los 80 gramos con dos manzanas pequeñas, basta con asarlas al micro o al horno y hacerlas puré.
En mi caso, para acelerarlo, las corto en daditos, las aso bien en el micro y luego las trituro. Sin azúcar ni especiar, ya que solo lo voy a usar como base para otra receta.
- El jengibre en polvo es opcional, pero su mezcla con chocolate blanco y manzana me parece genial. Se puede eliminar, o bien usar canela, o el jengibre confitado (eso me hubiera encantado!!).
- Los daditos de manzana los corté antes de asarlas, para añadirlos a la masa. Pero una vez probado el tema se me ocurren otras cosas que también le quedarían estupendas: el ya mencionado jengibre confitado, naranja confitada, unas pepitas de caramelo o de mantequilla de cacahuete, algún fruto seco al gusto.
- Yo piqué almendras, pero podéis usar nueces, macadamias, avellanas, o incluso usar una mezcla de varias.
- Es casi imprescindible servirlo calentito, como si fuera un brownie, y no puede faltar un helado (chocolate, canela, caramelo o dulce de leche me parecen los más ideales), altamente recomendable es añadir unas frambuesitas o unas moras, y ya si queremos rematar sirope de arce, caramelo, o alguna salsa de chocolate. Yo solo lo digo...
- Se puede preparar con antelación, porque calentándolo un poquito en el micro o en el mismo horno antes de servir, queda de nuevo estupendamente :)
¡¡Al salir del horno parecía un sobao!!

jueves, 20 de septiembre de 2012

Muffins de arándanos rellenos de mascarpone

Lo confieso.
Soy muffin veo, muffin quiero.
Tal vez sea receta veo, receta quiero.
Pero bueno, ¡¡seguro que somos un club!!

Así que cuando Ana, de Cocina a tiempo parcial y Merle, de Sobre dulce y salado, se pusieron de acuerdo (??) para hacer muffins de arándanos, yo supe que la siguiente cajita de bolitas moradas del supermercado sería para mí.
Las de Merle llevan queso Quark (¡me encanta!) en la masa, y me acordé de que yo tenía pendiente por probar una versión que había visto en Baking glory, que también utiliza queso, pero no en la masa, sino como relleno.
¡¡Había llegado el momento!!
El momentazo, ¡¡mirad el mascarpone!!
Con esa idea del relleno y mezclando un par de recetas de muffins que tenía por ahí salieron estas pequeñas, y la gigante del ramekin, que hicimos con la masa que nos sobró, y que resultó ser mi más mejor favorita :P
Mis requisitos eran que no hubiera mantequilla, sino aceite (no hay que prepararlo dos siglos antes y se trabaja más fácilmente), y que fuera la típica de mezclar húmedos, mezclar secos, incorporar unos a otros y hornear.
Y es que lo mejor de los muffins es que no hay ni que enchufar una máquina, con una cuchara de madera o una espátula tienes el control xD

El resultado ya lo habéis visto, si os gusta, ¡aquí tenéis la receta! :)

Muffins de arándanos rellenos de queso
Ingredientes (para 8-9 muffins):
Yo hice 6 muffins y con el resto llené una ramekin, pero se podían haber llenado 2 cuenquitos, o 2-4 muffins más.
Para el relleno...

- 80 gramos de mascarpone, a temperatura ambiente
- 20 gramos de azúcar
- Ralladura de una lima
Para la masa...
- 240 gramos de harina
- 100 gramos de azúcar
- 2 cucharaditas de levadura química
- Una pizquita de sal
- 125 gramos de nata agria (sour cream, también vale crème fraîche o yogur griego)
- 60 ml (4 cucharadas) de aceite (yo usé vegetal)
- 1 huevo
- Ralladura de lima (al gusto)
- 100-120 gramos de arándanos (vamos, lo que conseguí que llegase a casa de una cajita de 150 gramos)

Preparación:
Hacemos el relleno...
1) Mezclar en un bol el queso, azúcar y la ralladura y reservar.
Preparamos la masa...
1) En un bol mezclamos la harina, azúcar, levadura química y sal.
2) En otro bol mezclamos la sour cream o el yogur con el aceite.
Añadimos el huevo y lo integramos, sin incorporar mucho aire.
3) Mezclamos los ingredientes secos con los húmedos, con una espátula o una cuchara de madera, lo justo, hasta que esté mezclado.
4) Agregamos la ralladura y los arándanos (con cuidado) y los repartimos por la masa.
A rellenar las cápsulas...
Se suelen rellenar hasta 2/3, pero a mí me gusta llenarlas hasta arriba, y que luego se salga mucha copa.

1) Con una cuchara de servir helado ponemos una buena bola en cada moldecito.
2) Ponemos encima 1-2 cucharaditas del relleno de queso.
3) Cubrimos con más masa de muffin, hasta llenar la cápsula (o la altura que os guste, pero tapando el queso).
4) Por encima podéis poner más queso, mermelada de arándanos, unos arándanos, o dejarlas así.
5) Hornear a 180º durante 25-30 minutos.
La ramekin la puse a 200º durante 25 minutos, y antes de meter al horno espolvoreé por encima azuquitar para que se dorase.
Hace justo un añito: Mi molde de muffins también estaba trabajando, ¡¡¡pero en esa ocasión hacía huevos y patatas!!!

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Helado de chocolate blanco (y esta vez sí, ¡había "Conguitos"!)


Sé que estáis preocupados por el taster. Por donde nos habíamos quedado, le había prometido un helado de mantequilla de cacahuete con cacahuetes recubiertos de chocolate negro, y le había puesto unos cereales que creo que a él ni siquiera le hacían tilín.
¿Y qué pasó entonces? ¿Dejé al taster con su antojo de Conguitos? ¿Le negué tan sencillo capricho?

Noooooooooooooo.

En cuanto vimos en el supermercado una caja de cacahuetes recubiertos de chocolate negro, se vinieron con nosotros.

Esta vez la receta la improvisé sobre la marcha, mis padres* y el taster estaban durmiendo y no tenía opción de conectarme a Internet para buscar, ni iba a molestar a nadie para echar un vistazo a mi biblia.
Pero bueno, como ya soy una voy de experta heladera (ja!), y contaba con la gran ayuda del segundo amor de mi vida**, que sí andaba despierto, nos salió un invento de esos que te hacen sentirte satisfecha de haberte conocido :P
Y no cayó ni un pelo!!

* Mentirosa!! Si te lee tu padre, te dirá que madruga tanto como tú, así que fijo que él estaba de paseo.
** El primer gran amor de mi vida llevaba el pelo más corto, era siamés, pero se fue al cielo de los gatitos en febrero del 2010 :(

Venga, dejo de hacer el chorras y os dejo la receta ;) Reduce un poco la cantidad de azúcar y de nata+leche respecto a otras, porque la grasa y el sabor dulce del chocolate blanco lo compensan.

Helado de chocolate blanco
Ingredientes:
- 250 ml (1 taza) de leche entera
- 250 ml (1 taza) de leche para montar
- 70 gramos (aprox. 1/3 de taza) de azúcar
- 150 gramos de chocolate blanco, troceado
- 2 yemas grandes
- Unos cuántos puñados bien generosos de cacahuetes recubiertos de chocolate negro

Preparación:
Lo que cuento siempre, preparamos con antelación un bañito de hielo, un bol bien amplio llenito de hielos y agua bien fría, para parar cuanto antes la cocción de nuestra natilla.
1) Calentamos en un cazo la leche, la nata y el azúcar.
Mientras, en un bol, batimos bien las yemas.
2) Cuando el azúcar esté disuelto y la mezcla de la leche caliente, añadimos una pequeña parte a las yemas, sin parar de batir.
3) Devolvemos al cazo y seguimos cocinando, a fuego medio, sin parar de remover con una cuchara de madera o una espátula, hasta tener una natilla. Llevará unos 5-10 minutos, y si vemos que el huevo se va a cocer o lo que sea, bajamos el fuego.
4) Una vez tengamos la natilla la pasamos rápidamente a un bol, y éste lo metemos en el bañito de hielo, removiendo un par de minutos nuestra base de helado, para parar cuando antes la cocción.
Una vez frío, refrigeramos entre 6-8 horas como mínimo, antes de llevar a la heladera. Conviene que los Conguitos estén también en el frigo.
5) Pasamos la natilla a la heladera según las instrucciones del fabricante. Yo lo tuve unos 30 minutos, y en el último par de minutitos, añadís los cacahuetes, lo justo para que se repartan bien ;)
Ya solo queda transferir a un recipiente y guardar en el conge ;)

lunes, 10 de septiembre de 2012

Helado de mantequilla de cacahuete

Otro helado!!

Sí, ya me he dado cuenta de que estamos en septiembre, y de que cansa un poquito lo de los helados, pero ya que ahora mi heladera está lejos (qué difíciles son las relaciones a distancia...), voy al menos a babear recordando los buenos momentos.

Qué bonitos los días de verano, las dos juntas, yo tomándome mi cuenquito de helado, y ella en el congelador esperando para preparar otro, cual explotada gallina ponedora.

Este es de mantequilla de cacahuete, con trocitos de cereales. La receta es parecida a esta de Things for boys, pero usando cereales Lion de Nestle (de chocolate y caramelo) en lugar de Oreo, y cambiando la nata por una ligera (me parecía que con la grasa de la mantequilla de cacahuete iba a ser suficiente, y así es ;)
La idea original iba a llevar Conguitos, pero al taster le gustan los de chocolate negro, y ese día no nos pudimos hacer con ellos :P

Pendiente queda para el próximo verano la versión de The perfect scoop, de David Lebovitz, que no lleva huevos, añade cacao en polvo, y a la que pienso sumar una de Conguitos, esta vez blancos! ¡Brutal! :P

Helado de mantequilla de cacahuete
Ingredientes (aproximadamente 1 litro):
- 500 ml (2 tazas) de nata ligera (baja M.G.)
- 100 gramos (1/2 taza) de azúcar
- 2 huevos
- 250 ml (1 taza) de leche
- 150 gramos de mantequilla de cacahuete (la mía era sin tropezones, pero cualquiera vale)
- 1/2 taza de cereales de chocolate y caramelo, aunque creo que lo que mejor, mejor, mejor, mejor, mejor le iría serían unos Conguitos!! :)

Preparación:
Antes de hacer estos helados tipo natilla les preparo un baño de lo más relajante, un bol bien grande lleno de hielos, a los que pasamos la crema, una vez está hecha, para parar cuanto antes la cocción y evitar problemillas con los huevos ;)
1) Calentamos en un cazo la nata y la leche con el azúcar, hasta que éste esté bien disuelto.
2) En un bol batimos los huevos, les añadimos una pequeña parte de la leche caliente, sin parar de batir.
3) Devolvemos al cazo y seguimos cociendo, a fuego medio, sin parar de mover, hasta tener una natilla. En ese punto, la mezcla cubrirá la cuchara, y si trazamos una línea con el dedito, esa franja quedará abierta :P
4) Pasamos a un bol que colocamos en el baño de hielo y removemos un poquito, para que se pare la cocción lo antes posible.
Cuando esté frío, reservamos en la nevera, unas 6-8 horas como mínimo, antes de llevar a la heladera.
Aprovechamos para meter los trocitos que vayamos a poner en la nevera, para que vayan también bien fríos ;)
5) A la heladera, instrucciones del fabricante (es un helado muy cremoso y monta muy bien, yo en 20 minutos lo tenía), y en el último par de minutos añadimos los cereales, lo justo para que se repartan.
Guardamos en un recipiente, y al congelador :)

martes, 4 de septiembre de 2012

Pastel de aguacate y leche condensada (con ganaché de chocolate)

Dejo la heladera apartada un ratito (solo un ratito), y os animo a encender el horno para probar este patel :)
Es de esos que casi podríamos llamar originales, y sin embargo, está tan bueno, que parece una receta de lo más lógica. Es como cuando descubres el pastel de zanahoria :P

Me enamoré de este bizcocho cuando lo vi en Cemplang Cemplung. Su color, ese chocolate chorreando, y unas fotos preciosas invitaban a probar.

Mi ganache no chorrea con tanta clase, y a mis fotos les faltan años (luz!), pero por lo demás, estoy orgullosísima de mi pastel de aguacate, que pega muy bien con esa salsita de chocolate, y con unos pistachitos.
El original de Cemplang Cemplung tiene que estar delicioso, pero yo me inventé un poquito la receta.
Lo que hice fue sustituir toda la mantequilla por aguacate, por miedo a que no se notase el sabor de éste, y aprovechando que aporta su grasita, supliendo a la mantequilla a la perfección. A pesar del invento, con el aguacate y un pelín de aceite quedó genial, la textura y la miga son estupendas, aun sin mantequilla; la conservación del pastel es buena, y el sabor, para repetir.
La combinación aguacate-leche condensada hace que, aunque no seáis amigos íntimos del aguacate, os pueda gustar este pastel (o no, claro!).
No destaca en exceso el sabor aguacate, así que, de repetir, usaría otra vez la técnica de quitar la mantequilla y subir el aguacate. Pero ahí ya, hay donde elegir :)

Merle, de Sobre dulce y salado, ha preparado el pastel, ¡¡y mirad qué bonito le ha quedado a ella!!

Pastel de aguacate y leche condensada (con ganaché de chocolate)
Ingredientes (para 4-8 raciones):
- 110 gramos de aguacate machado (usé algo más de media pieza de un tamaño más o menos grande)
- 15 ml (1 cucharada) de zumo de lima
- 5-10 ml (1-2 cucharaditas) de aceite (a ojo, es para batir mejor el puré del aguacate)
- 20 gramos de azúcar
- 1 huevo (temperatura ambiente)
- 75 gramos de leche condensada
- 1 chorrito de Frangelico (opcional)
- 100 gramos de harina
- 1/2 cucharadita de levadura química
- 1/8 de cucharadita de bicarbonato de soda
- 1 puñadito de avellanas o pistachos (opcional)
Para la cobertura (opcional)...
- 50 gramos de chocolate de fundir
- 50 gramos de nata o crème fraîche
- Un puñadito de avellanas o pistachos
O bien, las cantidades que queramos, igual cantidad de cada ingrediente.

Preparación:
1) Vaciamos el aguacate. Se puede machacar con un tenedor, pero yo no quería ni un grumo, así usé la batidora de mano, y lo trituré bien con el zumo de limón y un poquito de aceite.
Este último lo usé precisamente para que no se hiciera un engrudo pegado a la batidora.
2) Ahora, bien en el robot, a velocidad media-baja, o bien en un bol con unas varillas, añadimos el azúcar y el huevo y mezclamos.
3) Echamos la leche condensada y el chorrito de Frangelico (esto porque me dio la gana) y seguimos, hasta tener una masa homogénea
4) En un bol mezclamos la harina, levadura química y bicarbonato tamizados, y se lo incorporamos a la masa.
Mezclamos hasta incorporar.
5) Vertemos sobre un molde engrasado o forrado con papel para hornear, y si queremos, ponemos por encima un puñadito de avellanas o pistachos, enteros o picados, al gusto.
6) Horneamos a 170º durante 35-40 minutos.
Cuando llevaba unos 20 minutos, yo lo tapé con aluminio, para que no dorase más.
Enfriar un poco en el molde antes de dejar en una rejilla.
Preparación de la cobertura...
El ganaché se puede hacer en las cantidades que queramos, y se puede conservar en la nevera, calentándolo cuando lo vayamos a echar, para no tener que usarlo todo de golpe.
1) Calentar la nata en un cacito.
2) Sacar del fuego y agregar el chocolate, dejar un par de minutos reposar antes de mezclar bien.
3) Cubrir el bizcocho o la ración que sirvamos.
4) Poner por encima un puñadito de pistachos o avellanas cortados en cachitos.
Más cosas...
- Si queréis usar mantequilla o margarina y tener menos sabor a aguacate, la receta original lleva 60 gramos de puré de aguacate y 50 gramos de mantequilla, para estas cantidades.
Batiríamos la mantequilla con el azúcar, y reservaríamos el aguacate con el zumo de limón, que no incorporaríamos hasta el final, después incluso que la harina.
Tampoco usaríamos en este caso el aceite para batir el aguacate.
- Si os apetece el toque de chocolate (que va muy bien), pero no queréis una ganaché, podéis poner pepitas de chocolate en la masa.
También quedaría bien un bizcocho cebra de aguacate y chocolate, pero eso es otra historia.
- Los frutos secos, sean pistachos, avellanas, o ambos, se pueden poner solo en la cobertura, por encima de la masa, dentro de la masa, o como más nos guste.