lunes, 31 de diciembre de 2012

Navidad - Tarta de mascarpone, champagne y uvas para Nochevieja

Unos minutitos y unas fotos cutrercias donde las haya para despedir el año :)

He preparado una mini tarta de champagne y uvas. No sé cómo se lo tomarán en casa. Bastante es que un día al año nos tomemos esas 12 uvas como obligados, sin rechistar, a toda prisa y por embudo, como para encima ponerlas en el postre ;)

Pero no se me ocurría un postre más chachi para terminar el año (o empezarlo), y este es el resultado.
La receta está basada en esta tarta tan preciosa de vino blanco y uvas, de Yue's Handicrafts, con unos cuantos cambios en la base y el relleno ;)
También la he hecho más pequeñita, porque en estas  fechas lo que sobran son postres, y lo que falta es hueco para él, así que me parece mejor servir una rodajita, para probar, no para llenarnos más :P

El taster y yo solo pudimos catar ayer algún cachito que se derramó al verter la mezcla, pero pinta rica-rica ;)
Actualicemos... Mis padres y yo, con exquisito paladar, degustamos la tarta, y estaba rica rica.
El taster, cuando pasó de aquel mini recorte y probó la tarta dio un veredicto tal que así: "No me gusta"
¿Por qué? Respuesta de taster: "Me deja la lengua rasposa"
Sí, con eso de la lengua rasposa, al final va a ser un gato... Yo creo que ese efecto lo hicieron las uvas del relleno, supongo, pero bueno, no pongamos excusas, sea como sea, no le gustó.
Fue un honor que no le gustase, porque me pude comer el trozo que le había servido.
Ahora, vosotros sabréis si sois mega-fans del taster, del gato o de la petarda que hizo la tarta, y a partir de ahí, os servís tarta, u os quedáis como estáis :P

Os dejo la receta, en mi caso es una tartita hecha en un aro de 13 centímetros (sí, la medida ideal para este fin de año :P), pero en la original tenéis las cantidades para un molde de unos 20 centímetros.

¡¡Que paséis una feliz noche!!
¡¡Nos vemos en 2014!!
A los que no sois supersticiosos, espero veros por aquí en 2013 ;)

Tarta de mascarpone, champagne y uvas
Ingredientes (para 4-6 raciones / 13 cm de diámetro):
Para la base...
- Un trozo de pandoro de 13 cm de diámetro
Para las uvas en champagne...
- 100 gramos de uvas, troceaditas
- 125-175 ml de champagne
Para el relleno de la tarta...
- 150 gramos de mascarpone
- 40 gramos de azúcar
- 120 ml de mousse de limón
- 3 hojas (5-6 gramos) de gelatina
- 75 ml del champagne de las uvas
- Las uvas troceaditas
Para la capa de arriba...
- 60 ml del champagne de las uvas
- 5 gramos de azúcar
- 1 ó 2 hojas de gelatina
Para decorar...
- Uvas, frambuesas y/o rodajitas de limón

Preparación:
La noche anterior...
-) Ponemos en un bol las uvas cortadas en daditos con el champagne y dejamos a temperatura ambiente unas 8 horas.
A por la tarta...
1) Con el aro sacamos un trozo de pandoro del tamaño del aro o molde y lo ponemos en el fondo.
2) Sacamos las uvas que habíamos tenido en el champagne y las reservamos.
3) Del champagne, ponemos en un tazón 75 ml e hidratamos en él las hojas de gelatina.
4) Mientras, batimos el mascarpone, azúcar y mousse de limón (la original usa nata montada y zumo de limón, pero yo no tenía nata).
5) Calentamos el champagne con la gelatina, lo añadimos a la mezcla de queso y batimos bien con unas varillas, para que no haya grumos.
Añadimos y repartimos las uvas troceadas que habíamos tenido en el champagne.
Vertemos sobre la base, dejamos enfriar un poco y refrigeramos.
Al menos un par de horas después...
1) Colocamos sobre la tarta las frambuesas, uvas, limón, o lo que usemos.
2) Hidratamos la gelatina en otros 60 ml del champagne que habíamos reservado.
Cuando esté hidratado, calentamos un poco en el micro, añadimos el azúcar, mezclamos bien hasta disolver y vertemos sobre las frutas que hemos puesto para decorar, teniendo cuidado de que no se muevan.
Enfriar un poco y refrigerar.
Desmoldar antes de servir, la gelatina se puede ayudar de calor para que se despegue mejor de las paredes.
También podéis usar el método bestia e impaciente, como yo, que consiste en meter un cuchillo :P

Hace justo un añito: Os enseñé mi desayuno regalable :P
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

viernes, 28 de diciembre de 2012

Navidad - Turrón sacrílego (con Krispies y cacahuetes recubiertos de chocolate negro)

Si hay un dulce navideño que ha sufrido todos los sacrilegios habidos y por haber, ese es el turrón.
En mi casa, turrón-turrón era el de Jijona, el duro, incluso los de yema o chocolate con almendras puedo comerlos sintiendo que no estoy cometiendo un pecado.

¿Pero qué pasa cuando ves en el supermercado todos esos sabores sacrílegos?
Turrón crujiente con galletas, de limón, de coco, de fresa y nata, de Lacasitos, Conguitos, ¡Oreo! ¡Este año hasta lo he visto de natillas con galletas!
Sí, lo confieso, no solo lo he visto.
Sí, me gusta... 
Y el de arroz con leche...
Suelen añadirle la coletilla de praliné, pero nos lo presentan como un turrón, solo hay que echar un vistazo a sus publicidades, webs, o presentación en tienda.
¿Y quién no ha picado alguna vez?
En mi casa hace ya tiempo que solo compramos turroncitos individuales, o algún tabletón de Regma o Monerris, que le encargo a mi padre. No, eso era antes, ahora te obligan a hacer fila en alguna visita, simulando que tienen mucho trabajo.
Pero cuando era más pequeña y almacenábamos turrón en casa (porque no nos lo comíamos, lo almacenábamos hasta que caducaba y lo teníamos que tirar), sí que cayó alguna de esas tabletas sacrílegas :)
Vale, vale, este año también. Dos. Tres.

Así que yo, aprovechando mi lado sacrílego y sinvergüenza, este año he preparado un turrón, pero no es turrón del duro, ni del blando, ni siquiera esa versión que apruebo de chocolate con almendras, ¡no!
Es un turrón con Conguitos :P
Estamos en época de regalar y compartir, y al taster le chiflan los cacahuetes recubiertos con chocolate negro, así que cuando vi en Webos fritos esta receta, supe que tenía que preparárselo.
La receta original de Webos fritos la tenéis en este enlace. Yo preparé un poquito menos de cantidad (un 75%, si nos ponemos exquisitos), para adaptarme a mi molde.
Si lo hacéis, podéis usar los Conguitos o cacahuetes con el recubrimiento que más os guste (o una mezcla, u otro fruto seco recubierto...), los Krispies pueden ser de chocolate o no, y en cuanto al chocolate, tratad de usar uno de la mejor calidad posible, o al menos que os guste, ¡pensad que vamos a hacer una tableta, ni siquiera va a ir camuflado entre otros ingredientes!

¡¡A por ello!!
Me salió una tableta de buen tamaño, y un par de ellas pequeñitas.

Turrón sacrílego de cacahuetes con chocolate y arroz inflado
Ingredientes:
- 150 gramos de chocolate negro (usé 72%)
- 150 gramos de chocolate con leche
- 35-40 gramos de manteca de cerdo, derretida y enfriada
- 75 gramos de cacahuetes recubiertos de chocolate negro (tipo Conguitos)
- 50-55 gramos de Choco Kripies (o Rice Krispies)

Preparación:
1) Trocear los chocolates y derretir al baño maría o en el microondas.
Si lo hacemos en el micro, usaremos intervalos de 30 segundos al principio, luego de 20, e iremos revolviendo un poquito cada vez.
2) Añadimos al chocolate la manteca derretida, que habremos dejado enfriar un poquito, y mezclamos.
3) Agregamos los Kripies y los cacahuetes y mezclamos con una espátula, para repartirlos bien.
4) Vertemos en un molde de silicona, igualamos con la espátula, y damos un par de meneos contra la encimera.
Dejamos reposar como mínimo 4 horas antes de desmoldar y conservar o cortar en barritas.
Conservar en un lugar fresco y seco, que no se contagie de otros olores ;)

Más cositas...
- Su explica en su receta que se puede usar mantequilla en lugar de manteca, pero recomienda ésta por tener un sabor neutro y por el brillo y textura que aportan.
- El molde de silicona no necesita que lo forremos ni engrasemos, pero se puede usar un tupper o un molde desechable, uno de metal forrado con papel de hornear, o bien una caja de cartón de algún turrón, o un brick de leche abierto por la mitad y bien limpio.

Hace justo un añito: Descubrí los muslitos y costillas de cerdo con sirope de arce y zumo de manzana. La vida merece la pena por cosas así.
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Navidad - Torta de vansi, aunque no haya vansi

Lo he dicho mil veces, las sobras no son lo mío.
Intento cocinar lo justo, porque sé que, si sobra, es muy posible que acabe en la basura.
También intento comprar en cantidades ajustadas, porque me conozco, y para reutilizar los restos, acabo comprando cien cosas más.

Sin embargo, en el caso de este postre, me pasaba lo contrario. Llevaba ya un par de añitos mirando y remirando la receta de reciclaje de Panettone de Monica, de La Zuccheriera. Pero en casa, aunque el panettone pesara tres kilos, ¡¡nunca sobraría!!
Este año, tras preparar su panettone, que podéis ver aquí (si todo se autopublica como hemos acordado xD), compré un par de minis en el supermercado, no precisamente los mejores, no nos vamos a engañar, para hacer la Torta de vansi de Monica, que nos cuenta que vansi, en véneto, son las sobras, así que en mi caso, ni siquiera debería llamarla así :P
La publico hoy, aprovechando que es el día ideal para cocinar con sobras, el Boxing Day inglés, aunque mi receta sea premeditada.
He de decir en mi favor que añadí un sobao, porque me iba a caducar y aún me quedaban tres. ¿Es o no es cocinar con sobras? Compras 2 mini panettones para aprovechar un sobao.

Con o sin sobras, ¡¡por fin hemos probado este pastel!! Y os la recomiendo muy mucho. Sé que hay mil maneras de aprovechar un panettone, cualquier pudding, pain perdu y similares pueden hacer el apaño, pero esta forma tan rápida y fácil me parece perfecta.
Sale perfecto, delicioso y jugoso, ¡¡¡y lleva ricotta!!!
Y el olor, que ya es de miedo antes de entrar al horno, es irresistible al salir, y de lo más peligroso mientras enfría en el molde.

Con este enlace os llevo a ver la receta original de La Zuccheriera, que apenas he modificado (ajustado la cantidad de leche y añadido un pelín de azúcar, y un par de trampas por falta de ingredientes).
No os lo penséis dos veces, solo hace falta un bol amplio, una cuchara de madera y un molde para hacer este postre, así que fregar, ¡¡vamos a fregar poco!!

Torta di vansi de La Zuccheriera
Ingredientes (para un molde de 23 cm de diámetro):
Tened los ingredientes a temperatura ambiente, para que os sea más fácil trabajar sin necesitar más que la cuchara de madera.
- 300 gramos de panettone
- 150 gramos de galletas Amaretti
- 300 gramos de leche, aproximadamente
- 250 gramos de ricotta
- 2 huevos
- Una pizca de canela
- Una cucharada de azúcar

Preparación:
1) En un bol amplio desmigajamos con las manos el panettone y las galletas.
2) Añadimos la leche y mezclamos. No hay que empapar en exceso, así que echad a ojo.
3) Agregamos la ricotta, los huevos, y una pizca de canela y mezclamos hasta tener una crema densa.
A mí no me hizo falta más que la cuchara de madera, pero podéis usar un robot.
4) Verter en un molde desmontable forrado con papel y hornear a 180º durante 60 minutos.
Cuando llevaba 30, lo tapé con aluminio para que no se me quemase por arriba.
Más cositas...
- La receta original lleva unos 350 gramos de leche. Yo empecé por 250 ml, y luego acabé dejándolo en 300 ml. Id a ojo ;)
- Mi molde era de 23 centímetros de diámetro, pero la original lo usa de 26. Si forráis con papel el molde, sale muy bien, así que cualquiera que queráis usar, del tamaño adecuado, os puede servir ;)
Así redondo me gusta porque parece una tarta-tarta, no parece ni de aprovechamiento :P
- Mis mini-panettone pesaban 200 gramos en total, así que los otros 100 los añadí en forma de sobao. También había pandoro por casa, pero el sobao tenía los días contados.
Así que usad los panes dulces que tengáis por casa, ¡sin miedo!
- En cuanto a las galletas, solo tenía 100 gramos de amaretti y los otros 50 fueron unas Napolitanas de Cuétara. Usad las galletas que más os gusten ;) Monica también recomienda pepparkor, y unas Spekulatius o unas Lotus le pueden hacer el apaño ;)
- Si queréis, o si vuestro panettone no tenía muchos "cachitos", podéis añadir fruta confitada al gusto, pasas, o pepitas de chocolate.

Hace justo un añito: Aprovechaba este día para unas sobritas, ¡en forma de chocolatinas de colores!
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

lunes, 24 de diciembre de 2012

Navidad - Bolitas de tiramisú y de Spekulatius

Igual que el año pasado, el día de Nochebuena me apetecía traer algo para compartir :P
Lo vuelvo a hacer en diferido, como buena tramposa, y por segunda Nochebuena, ¡¡¡me pido poner la merienda!!!

El año pasado fueron estos cake pops. Para hoy he aprendido la lección, y he preparado bolitas, ¡¡ningún palito me va a dar más quebraderos de cabeza!! Esta vez no pienso dejar que el mérito se lo lleve el taster.

Si queda alguien por aquí, os podéis servir un par, o las que queráis, estas seguro que no os van a quitar hueco para el cenorro que nos vamos a pegar todos hoy, ¿verdad? ¡¡No como esas tapitas del mediodía, que tanto daño os han hecho de cara la cena!!
¡¡Feliz Navidad!!
Pasad una noche estupenda, ¡pero sed buenos!, que Papá Noel nos ficha hasta la madrugada ;)

Os dejo con las recetitas. Se preparan en nada. De hecho, yo las hice porque estaba preparando un tronco de Navidad, pensé que me lo iba a cargar, y me puse a ello por si acaso. Sé que os puede quitar el sueño que no me saliera el tronco, pero tranquilos, no sucedió, mi autoestima sigue donde estaba xD
La receta de las bolitas de tiramisú es de Merle, de Sobre dulce y salado, con muy poquitos cambios.
Las de Spekulatius son un tuneo de estos cake pops de Orangen Mond.

Bolitas de tiramisú
Ingredientes (para unas 18 bolitas):
- 90 gramos de bizcochos (yo usé sobao y pandoro)
- 100 gramos de mascarpone
- 1 cucharada de azúcar de vainilla
- 1 cucharadita de café en polvo, disuelta en 30 ml de agua o leche caliente
- Unos 20-30 ml de Disaronno
- Cacao en polvo, para cubrir las bolitas

Preparación:
1) Trituramos en la picadora los bizcochos o galletitas.
2) Añadimos el mascarpone, azúcar, café y licor y picamos hasta que se mezcle todo bien, separando de las paredes si hace falta, en medio del proceso, y añadiendo más bizcocho si es necesario.
3) Pasamos a un bol y refrigeramos unos 20-30 minutos, para que esté manejable.
Pasado ese tiempo, formamos las bolitas y las rebozamos con cacao en polvo.
Conserevar en la nevera hasta que las sirvamos.

Bolitas de Spekulatius
Ingredientes (para unas 20 bolitas):
- 150 gramos (unas 15 piezas) de Spekulatius
- 70 gramos de mascarpone
- 1 cucharadita de azúcar
- Chocolate blanco con café en polvo para cubrir las bolitas
- Otras opciones de cobertura: chocolate derretido, cacao o café en polvo, candy melts...

Preparación:
1) Metemos las galletas en la picadora y las reducimos a polvo, ¡con ganas!
2) Agregamos el mascarpone, azúcar y seguimos picando, hasta que se integre, separando de las paredes con una cuchara cuando haga falta.
3) Ya solo queda formar las bolitas con las manos, del tamaño que queramos. Estas no eran muy grandes, un bocadito.
Si la masa no está manejable, refrigeramos un ratito antes de hacer las bolitas.
4) Las rebozamos en el café con chocolate blanco en polvo y refrigeramos hasta servir.
Si preferimos usar algún chocolate derretido, habrá que refrigerar otros 15-30 minutos antes de cubrirlas, una vez las formamos.
Hace justo un añito: Conseguimos El taster consiguió que 6 bolitas se mantuvieran en el palito.
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

domingo, 23 de diciembre de 2012

Navidad - Magret de pato a la granada

Esté donde esté, hoy, víspera de Nochebuena, ¡no os voy a dejar en paz! Pero, hey, ¡que vengo con pato!

Me encanta el pato, y siempre que tengo excusa, lo incluyo en alguna cena o comida especial. Hasta para hacer hamburguesas, si estoy que lo tiro. Con un arroz también es exquisito.
La larga lista me la guardo para otro día, hoy estamos a lo que estamos, una receta con un toque navideño, pero tan buena, que me la comería cualquier día del año.

A ver si os gusta ;)
La receta está hecha sobre la marcha, pero no modificaría nada, así que os la dejo tal cual. La salsa está basada, eso sí, en esta que encontré en Foto Cuisine, aunque yo he usado champagne en lugar de vinagre; y he puesto pimienta rosa en lugar de negra, porque me gusta mucho, además de un par de ajustes más.
Mi manera de cocinar el pato también es otra, pero podéis echar un vistazo al enlace que os he dejado, o prepararlo a vuestra manera habitual :P

El taster suele pasar de salsas, se come la carne a secas, pero en este caso le gustó, así que, o es muy buena, o es muy mala :P

Pato a la granada
Ingredientes:
Para la salsa...
- 1/2 cebolla morada, en aritos finos
- 150 ml de zumo de granada *
- 75 ml de caldo de pollo
- 75 ml de champagne
- 1 cucharada de azúcar
- 4-5 granos de pimienta de Jamaica
- 6-8 granos de pimienta rosa
- 1/2 cucharadita de ralladura de naranja
* El zumo de granada podéis usarlo comprado, o triturar unas cuántas semillas en la picadora y colarlo, sale muy bien, no es nada engorroso ;)
Para la carne...
- 1 magret de pato, con la piel y la grasa marcadas con un cuchillo (sin tocar la carne)
- Sal
- Pimienta negra
Toques finales...
- 1 cucharadita de harina (la mezclaremos con la grasa que suelte el pato en el horno)
- 1 puñado de granadas

Preparación:
Primero vamos a hacer la salsa...
Empezamos por aquí porque lleva bastante tiempo. Yo no he puesto sal por el caldo, pero podéis ir probando.
Como el pato lo vamos a hacer en dos veces, a mitad de la salsa, empezaremos a cocinar la carne, pero no es una receta que exija agobios, pues la salsa no hay casi ni que vigilarla.

1) Calentamos un poquito de aceite en una sartén y doramos a fuego medio-alto la cebolla cortada en aritos finos, durante unos 7-10 minutos.
Lo que estamos haciendo es que la cebolla suelte sus aromas y sirva de base para nuestra salsa.
2) Añadimos el caldo, el zumo, el champagne, los granos de pimienta, el azúcar, la ralladura de limón y dejamos a fuego medio o medio-alto.
3) Cuando empiece a burbujear, ponemos el fuego a temperatura baja, y seguimos cocinando, hasta que reduzca. Empezaremos con aproximadamente 1 taza de líquido, y acabaremos con la mitad, o incluso menos.
Con este fuego bajito lo tendremos al fuego durante unos 20-30 minutos.
Vamos a ir jugando con el pato...
1) Hacemos los cortes en la piel del pato, sin llegar a la carne.
2) Calentamos un pelín (muy poquito, que luego el pato va a soltar su grasa) de aceite en una sartén, y cuando esté bien caliente, doramos la piel, durante unos 5-8 minutos, damos la vuelta, y cocinamos un minutito por el otro lado.
3) Pasamos la carne a un plato, la tapamos con papel de aluminio, y dejamos la sartén con la grasa que ha soltado el pato para seguir cocinando después.
Cuando la salsa ya haya reducido...
1) En este punto, volvemos a calentar la sartén en la que preparámos el pato, y cocinamos por la parte de debajo del pato durante unos 3-5 minutos.
2) Pasamos la sartén (o si no, pasamos el pato a una fuente, conla grasa que haya soltado) al horno, con la piel hacia arriba, y cocinamos a 200º durante 5-10 minutos (según cómo queramos de hecha la carne, porque la piel ya va a estar tostada).
3) Sacamos del horno el pato, echamos sal y pimienta, lo pasamos a un plato, y mezclamos la grasa que hay en la sartén o fuente del horno con 1 cucharadita de harina.
4) Se lo añadimos a la salsa y calentamos a fuego bajo durante un par de minutitos, hasta que espese.
5) Para servir, hacemos una cama de patatas o verduras, cortamos la pechuga en tiras y colocamos encima, vertemos la salsa, echamos unas cuántas granadas por encima.

Es una salsa para repetir!! ;) Seguramente al solomillo de cerdo o a unos muslos de pavo también les iría bien ;)
Bueno, a las pobres criaturitas no sé, a nuestros estómagos, ¡casi seguro!

Hace justo un añito: ¡¡Coulant de turrón de Jijona!!
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

sábado, 22 de diciembre de 2012

Navidad - Panettone (este año, más clásico que pura sangre)

Este año la producción de Panettone casera no ha sido tan accidentada como el año pasado.
Ha sido menos divertida, supongo.
No pasará a la historia de las anécdotas familiares.
Creo que este año, la Pesadilla antes de Navidad la firmó taster con la decoración horterización de mi panna cotta de Pfeffernüsse.

Aunque ha tenido sus dificultades: molde improvisado, enfrentamiento entre el tamaño del horno y el levado de mi masa, tenedores apuñalando mi panettone... En fin, ¡qué chapucera soy!

La receta de este año también ha sido diferente. Y en eso hemos mejorado. ¡Creo que bastante!
He utilizado la de Monica, de La Zuccheriera, y queda genial.
Lleva muy poquitos cambios, además de un molde tuneado, que supuestamente iba a estar basado en este de Profumo di lievito, y que acabó de siendo una especie de pañal gigante de papel de hornear y aluminio que recibió puñaladas de un tenedor a mitad del horneado.

Tras tanta capa y trajecito, me di cuenta de que, con un molde de 15 cm de diámetro, y un par de capitas de papel de hornear, hubiera sido suficiente, pero yo no sé qué dibujos veía de pequeña, que me imaginé que, si no hacía un pañal blindado, la masa de panettone derrotaría al papel de hornear e invadiría mi casa. O algo así...
Con estos ingredientes tendrían que salir 2 panettones de este tamaño, pero, para qué negarlo, me cargué uno, ya que su tamaño y el del horno eran incompatibles y el resultado, que me empeñé en comprobar empíricamente, no podía ser otro que un panettone negro y chamuscado.

Aquí tenéis al sobreviviente. Sé que hay mil recetas, y para todos, la nuestra es la mejor, yo, hasta que pruebe otra (o no), os recomiendo esta de La Zuccheriera, que además, teniendo en cuenta que llevaba la coletilla "para no morir en el intento", me venía de perlas, mejor clásico, que pura sangre...
Entre otras cosas, me vino genial, porque pude preparar la masa al levantarme, dejando reposar el fermento previo mientras me duchaba, y teniendo lista la masa para seguir con ella al volver del trabajo. Vamos, que hasta en tiempos era la receta más compatible conmigo :P

Panettone (más clásico que pura sangre)
Ingredientes:
- 500 gramos de harina
- 25 gramos de levadura fresca de panadería
- 120 gramos de leche templada
- 100 gramos de azúcar
- 120 gramos de mantequilla troceada y a temperatura ambiente
- 1 huevo, a temperatura ambiente
- 3 yemas, a temperatura ambiente
- 3/4 de cucharadita de sal
- 100 gramos de pasas, remojadas en ron, escurridas y enharinadas
- 100 gramos de piel de naranja confitada en daditos

Preparación:
1) Desmenuzar la levadura en la leche, añadir 1 cucharadita de azúcar, mezclar bien y reposar unos 15 minutos, o hasta que haya hecho espuma.
2) En un bol mezclamos la harina, sal y la mantequilla, que incorporamos con la ayuda de las yemas de los dedos, apretándola para deshacerla.
3) Agregamos el azúcar, el huevo y las yemas y mezclamos.
4) Incorporamos la mezcla de leche con la levadura y vamos amasando, a mano, durante unos 15-20 minutos, hasta que esté suave y elástica.
Tiene que dejar de ser pegajosa, tenemos que evitar el impulso de añadir más harina.
5) Formamos una bola y dejamos levar en un recipiente cubierto durante toda la noche.
En mi caso la dejé unas 7-8 horas, desde que me levanté hasta que volví del trabajo.
6) Volcamos en una superficie un poco enharinada y estiramos cuidadosamente hasta formar un rectángulo (yo le di con un rodillo, pero con mucho miedo cuidado).
En el rectángulo repartimos las pasas y la naranja y luego enrollamos la masa, para repartirlas bien.
Volvemos a hacer otra bola, amasando ligeramente y colocamos en el molde que hemos preparado y forrado para hornearlo.
Lo tapamos y dejamos en un lugar templado durante unas 5 horas, o hasta que triplique (yo lo tuve solo algo menos de 4 horas).
7) Hacemos una X, y ahora o bien pincelamos con huevo batido, o bien ponemos un dadito de mantequilla en el centro.
Y ya está listo para hornear a 180º durante unos 30 minutos. Yo lo tapé rápido con aluminio porque casi me tocaba el techo, y el año pasado en menos de diez minutos ya me había traicionado.
Dejamos enfriar diez minutos antes de sacar del molde desmontable y pasar a una rejilla.
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

viernes, 21 de diciembre de 2012

Navidad - Anacardos glaseados con arándanos, naranja, pimienta y un toque de vainilla

Aunque no es que me caracterice por estas manitas, por el acabado elegante de mis recetas, o por mi arte a la hora de hacer manualidades, ya el año pasado me apeteció preparar uno de esos regalitos gastronómicos hechos en casa. Fue en forma de "Desayuno regalado".
El de este año, bien presentado, creo que es incluso mejor, pues este sí que no le da ni gota de trabajo a quien lo recibe.
Son unos frutos secos glaseados, ¡ricos-ricos!

Hace meses, el taster y yo descubrimos en el Club del Gourmet unos adictivos snacks de Sahale a un detodomenosmódico precio.
La tentación era fuerte, caí, y me llevé unos anacardos con granada y vainilla, que estaban de muerte. Al taster no le gustaron, pero son adictivos para cualquier persona normal.

Me enamoré de un montón de variedades más que tenían, pero gastarme entre 5 y 7 euros (según la variedad), por cada bolsita de 110-120 gramos no parecía muy normal. Así que lo dejamos estar, con todo el dolor de mi corazón, y no volví a probar más.
Hasta que encontré esta receta en Betacyanin. Preparaba unas pecanas que plasmaban aquellas de las que me enamoré meses atrás.
Y aunque yo ya tenía mil recetas guardadas de frutos secos glaseados y especiados, la pereza siempre me había echado atrás.
Pero en este caso, ¡merecía la pena probar!

Con unas pequeñas variaciones de la receta de Sofia, he preparado mis anacardos glaseados con sirope de arce, naranja, arándanos, una buena cantidad de pimienta y un toquecito de vainilla. Me parecen estupendos para preparar en estas fechas, no solo para compartir un picoteo navideño, sino como una genial idea para regalar, pues en un tarrito o una bolsita bien presentados, ¡no son un mal detalle!
Eso si sois capaces de no comeros todos nada más enfriar.

Podéis usar cualquier fruto seco, especia, ingrediente o base de sirope que os guste. A mí, para Navidad, ese toque de naranja y arándanos me parece estupendo, pero lo importante no es que sea un sabor navideño, sino que nos guste, ¿verdad?

Eso sí, tened cuidado, porque mi horno ha tenido que hacerlos ¡¡¡tres veces en un mes!!!

Anacardos glaseados con arándanos, naranja, pimienta y un toque de vainilla
Ingredientes (para 1 taza):
- 1 taza de anacardos crudos
- 4 cucharadas (1/4 de taza) de arándanos secos, enteros o picados (yo los piqué un poco, no hace falta que sean perfectos ni iguales, ahí está la gracia)
- 45 ml (3 cucharadas) de sirope de arce
- 1 cucharadita de ralladura de naranja
- 1/4 de cucharadita de sal gorda
- Entre 1/4 y 1/2 cucharadita de pimienta negra molida (yo me acerqué más bien a 1/2)
- Un puñadito de azúcar avainillado (a ojo, al gusto, a lo que se os vaya la mano...)

Preparación:
1) Mezclar en un bol más o menos amplio el sirope de arce, la ralladura de naranja, la sal y la pimienta.
2) Añadir los anacardos, y parte de los arándanos (algo menos de la mitad) y mezclarlos bien con una espátula, hasta cubrirlos por completo con el sirope.
3) Extender sobre una bandeja de hornear forrada con papel de aluminio, que estén bien separados, sin amontonar (si usamos cantidades más grandes, mejor ir tostándolos por tandas).
Espolvoreamos con un poquito de azúcar avainillado.
4) Horneamos a 180º durante unos 8-12 minutos.
Dejar enfriar completamente fuera del horno, y cuando estén bien frescos, añadimos el resto de arándanos, un poquito más de ralladura, más azúcar avainillado, y si queremos, más sal y pimienta.
¡¡Y ya lo tenemos!!

¿Más ideas?
- Los que yo probé: anacardos con vainilla y granada.
- Añadir semillas de sésamo a los frutos secos, usar miel en lugar del sirope y poner arándanos secos.
- Almendras o nueces con cerezas y manzanas secas, glaseadas en sirope de arce con canela
- Pistachos con granada, limón y pimienta
- Almendras con arándanos secos, sal gorda y sésamo, usando miel en lugar de sirope de arce.
- Versiones saladas, con algún queso rallado, con tomates secos, con alguna hierba fresca picada (orégano, tomillo y albahaca suenan geniales), o con bien de cayena para una versión más fuerte, o un toque de vinagre, de soja... ¡De lo que se os ocurra!
- No solo se puede tomar así, a las bravas, pensad que algunos pueden quedar genial en una ensalada, con yogur, en los cereales incluso, donde se nos antoje!

Hace justo un añito: Glaseamos con Guinness un solomillo de cerdo y unas verduritas, y las durante las siguientes semanas lo repetimos hasta con pavo :P
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

jueves, 20 de diciembre de 2012

Navidad - Panna cotta de Pfeffernüsse

- ¿Has visto estos adornos de Navidad? Es que esto no es decoración, ni es navideño, esto es una horterada... Bueno, no sé, supongo que la Navidad es un poco hortera y por eso vale todo, pero no lo veo.
Se lo decía yo al taster en alguna tienda mientras miraba ojiplática un adorno navideño multicolor en forma de no sé qué dulce (no navideño, sino un cupcake, o un macaron, o algo así).
Y el taster se la guardó, y ha decidido que mola eso de poder ser hortera un mes al año.

Porque normalmente, la excesiva soy yo. Es él quien me tiene que parar si me paso con el atrezzo para las fotos.
Así que confié en él para decorar un poquito esta panna cotta, le di azúcar de colores, un par de geles para decorar, y le dije que hiciera algo, si quería, para decorar las estrellitas. Las estrellitas.
Y la que lío, lo estáis viendo, ¿no?
Encima como me dio la risa, le dio la risa, me echó del salón, porque con risa no tiene pulso (los hombres, que no pueden hacer ni tener dos cosas a la vez) y eratodomiculpa (el ser humano y las excusas).
Me encerré en el baño. Y pensé que la cosa no iría a mayores.
Peeeero, ¡ay cuando me dio permiso para salir! Regresé y me encontré con esto. ¡Qué espanto!
Lo peor es que, si tuviéramos un niño en casa, pues decimos que ha sido él, vosotros me ponéis un comentario diciendo que nuestro niño es un cielo y que qué cosa más chuli ha hecho, y todos contentos. Pero no, esto es una pana cotta que fue de lo más mona y delicada, y que alguien horterizó en un momentito.

Y eso no es lo peor, ¿sabéis? Porque cuando hice la panna cotta, puse parte de la mezcla en un molde rectangular y plano, para preparar luego unos montaditos de Lebkuchen y esta panna cotta con cobertura de chocolate.
Pues el tío me lo fastidió. Pero de verdad. Apoyó encima la cámara, pero no un poquito, nooooooo, la posó, usó mi panna cotta como punto de apoyo. Y cuando vio que pasaba algo raro soltó: "¿Pero qué es esto?".
Que pensó que era un libro, dice. ¿Tú te crees?
Total, ¡¡que yo creo que lo hizo todo intencionadamente!! Que ese día venía con mala leche, y punto.
Así que veréis el arbol panna cotta, pero no hay cortaditos, tuve que tirar la segunda panna cotta, porque claro, lo más fino que puede dejar la cámara del taster posada en una gelatina son residuos de polvos blancos y babas de niños (no hace falta que llaméis a las autoridades, parece peor de lo que es).

Os dejo con la receta. El año pasado preparé unas Pfeffernüsse que nos encantaron. Más tarde me encotré con un helado con este sabor en We all scream. Entre lo que me gustan estas galletas, lo que me gusta el helado, lo que me encanta ese blog, y lo monísima que era la galletita que ilustraba la receta, me guardé la receta con la intención firme de hacerla.

En nuestros viajes a casa no hemos tenido tiempo, y he hecho lo de siempre. Tener una pequeña aventura en forma de panna cotta.
La receta está "inventadilla", pero basándome en mis galletas y en la receta de helado de We all scream.
Una vez hecha os diría que añadiría un poquito de almendra molida, y bajaría la cantidad de gelatina, para que la textura sea más ligerita. Pero solo si no vamos a desmoldarla o sabemos que va a desmoldar muy bien.

Un chico con los armarios llenos de tuppers, mencionó el otro día que el taster no aparecía por ninguna parte en una de las últimas entradas. Toma, aquí está, con este postre me acordé del taster, de su santa Mutter y del que no le cortó las manos a tiempo.

Panna cotta de Pfeffernüsse
Ingredientes:
- 500 ml (2 tazas) de nata para montar
- 250 ml (1 taza) de leche
- 60 gramos de azúcar moreno
- 1-2 cucharadas de miel
- 2 estrellas de anís
- 1 palo de canela (o 1 cucharadita si va molida)
- 1/2 cucharadita de clavo
- 1/4 de cucharadita de cardamomo
- 1/4 de cucharadita de jengibre
- 1/4 de cucharadita de nuez moscada
- Unos granitos de pimienta negra (o 1/8 de cucharadita si es molido)
- Unos granitos de pimienta rosa (o 1/8 de cucharadita si es molido
- Unos granitos de pimienta de Jamaica (o 1/8 de cucharadita si es molido)
- Unas gotitas de extracto de almendra (también podéis poner un chorrito de Amaretto)
- 15 gramos de gelatina neutra en polvo
- 45 ml de agua

Preparación:
1) Calentamos en un cazo la nata, leche, azúcar, miel, anís, canela, clavo, cardamomo, jengibre, nuez moscada, los granos de las pimientas, y el extracto de almendra.
Cuando empiece a hervir sacamos del fuego y dejamos infusionar durante 30-90 minutos. Yo lo tuve casi los 90.
2) Echamos los 45 ml de agua en un recipiente amplio, espolvoreamos la gelatina y dejamos hidratar.
Mientras, volvemos a calentar la mezcla de la nata especiada, que podemos colar antes, para retirar los trozos, o bien dejarlo para luego, como hice yo (de ahí que hidratase la gelatina en un recipiente grande).
3) Cuando la mezcla se haya calentado bien, pasamos a la de la gelatina, pero a través de un colador, para retirar la canela y pimientas.
Batimos bien con unas varillas, hasta disolver por completo la gelatina, y vertemos en un molde.
Dejamos que se vaya cuajando, primero fuera de la nevera, y cuando esté frío, en ella.
Es mejor sacarla un ratito antes de servir, yo lo hice como 1 hora antes. Para desmoldar, hacemos un poco efecto vacío con las yemitas de los dedos, y sale sola ;)

Hace justo un añito: Pues ni hecho intencionadamente, que también podría haberlo hecho, pero el 20 de diciembre de 2011 publicaba mis primeras Pfeffernüsse.
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

martes, 18 de diciembre de 2012

Navidad - Fundido de queso brie con manzanas, arándanos y almendras

En nuestras celebraciones familiares navideñas siempre echo de menos que pueda haber algo más de queso. Pero con tanto canapé, jamón, marisco y demás historias, además del principal, mi querido queso no suele tener cabida (¿tendrá algo que ver que mi madre no tome apenas queso?).

Sin embargo, en las comidas-cenas previas informales, me gusta añadir esta cosa tan maravillosa (¿hay algún invento mejor que el queso? ¡¿Cómo pueden existir tantos?!), vestida para la ocasión, ¡claro!
El de hoy es un picoteo adictivo, no puedes parar de meter el cuchillo para untarte un poco y ver qué trocitos pillas esa vez, y fue el acompañante perfecto de los shortbread navideños (horteras e infantiles, ¡pero muy ricos!) que publiqué ayer.

El año pasado abrigué un queso brie con una mermelada, unos frutos del bosque y masa brisa. Una receta que os recomiendo, pero que en mi ránking particular se ha visto relegada por este queso que os enseño hoy, sobre todo si va acompañado de unas buenas tostaditas.
La receta la he sacado de My Missouri Kitchen, y podéis prepararla con un brie grande, o con uno pequeñito, como el de la foto ;)
Yo os aseguro que repetiré, porque me gustó muchísimo :)

La original lleva 40 gramos de mantequilla, usé la mitad y aún así me pareció que sobraba, si probáis, reducidla al mínimo. Tengo que repetir la receta para ver cómo lo dejo, e incluso quiero intentar omitirla por completo, pues aunque sirve para mezclar los ingredientes, deja un poco de líquido y grasa luego en el queso, que es mejor que no esté, para mi gusto. Y tal vez el Amaretto sea líquido suficiente para juntar los ingredientes ;)

Fundido de queso brie con manzanas, arándanos y almendras
Ingredientes:
- 1 brie de 225 gramos
- 1 manzana verde, troceada en dados de 1 centímetro
- 1 manzana roja, troceada en dados de 1 centímetro
- 1 taza de arándanos secos
- 3-4 cucharadas de azúcar moreno
- 1 cucharada de azúcar blanco (yo no puse)
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/4 de cucharadita de nuez moscada
- 1/8 de cucharadita de sal
- 100 gramos de almendras laminadas (crudas o ligeramente tostadas)
- 20 gramos de mantequilla derretida (la original usa el doble, yo puse esta cantidad, y aún así creo que es mejor que haya menos aún).
- 30 ml de Amaretto (o unas gotitas de extracto de almendra)

Preparación:
1) Colocamos el brie en el centro de una fuente o molde redondo, en el que sobre espacio alrededor del queso.
Hacemos un corte en forma de X en el centro del brie, y si queremos retiramos un poco de la parte blanca que tiene alrededor (yo solo quité un poquito, de la parte más alta que lo rodeaba, por el taster).
2) Mezclamos en un bol las manzanas (que podemos haber pelado o no, al gusto), y los arándanos.
Añadimos los azúcares, canela, nuez moscada, sal y almendras y mezclamos bien.
3) Echamos por encima la mantequilla derretida y el Amaretto, y volvemos a mezclar.
Consejo: Repito, insisto, machaco, omitid la mantequilla o reducidla al minimísimo.
4) Vertemos esta mezcla por encima y alrededor del queso, y horneamos a 180-190º durante unos 20-30 minutos (con 15-20 vale si usamos un mini brie.
Yo lo hice con la cazuelita cubierta con aluminio, y los últimos 5 minutos lo pasé a la parte alta del horno y lo dejé descubierto, para tostar y dorar bien.
¿Os animáis a hacer también en casa los crackers de shortbread versión infantiloide para untarlo?

Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

lunes, 17 de diciembre de 2012

Navidad - Shortbread salado (poco serio, pero muy rico para tomar con queso)

¡¡Y no se me han tostado quemado, y no se me han tostado quemado!!
El año pasado me dio por primera vez por horterizar las galletitas para canapés, con una receta un tanto golfa, o dejémoslo en algo vaga. Se trataba de usar masa quebrada que nos sobrase para hacer unos crackers con formas navideñas. Valían para untar foie o queso, por ejemplo, pero también para adornar algún postre coronándolo con ese motivo de Navidad.

Esta vez sí que he llevado a cabo la que entonces era mi idea inicial, hacer unas galletitas saladas caseras y luego usar cortadores navideños. En lugar de los petits sablés que suelo hacer con quesos, he preparado una masa algo más ligera y sencilla, una especie de shortbread salado.

Podéis usar en la masa algo de tomillo, romero, ajo, pimienta, o lo que más os apetezca, para darle un saborcito. Yo no lo hice porque, en este caso, quería una galleta simple y básica, para que luego cada uno se ponga lo que quiera, o para presentar con distintos quesos.
Son geniales para una tablita de quesos, y la receta pasó perfectamente la prueba de los cortadores, se queda bien la forma ;)

Los cortadores que he usado son estos de Silikomart, y son pequeñitos, así que salen una cucada de galletas.
Sí, como si no tuviera cortadores suficientes, pero los vi, y me parecieron taaaaaaaaaaaaaaaan monos. Y es super divertido cortar con ellos. Tacha eso, tía, además de horterizada, pareces una infantiloide.

Esta Nochevieja voy a prepararlas de nuevo :)
Éxito asegurado, ¿a quién no le gusta el shortbread?

Shortbread salado de Navidad
Ingredientes (para unas 60 galletitas):
- 85 gramos de mantequilla
- 1/2 cucharada de miel
- 1 cucharada de azúcar glass
- 150 gramos de harina
- 1/4 de cucharadita de levadura química
- 1/2 cucharadita de sal

Preparación:
1) Batimos la mantequilla, la miel y el azúcar hasta que esté ligero y cremoso.
2) Agregamos la harina, levadura química y sal y mezclamos, sin pasarnos.
Yo primero lo hice con el robot, a velocidad baja, y luego ya a mano, hasta integrarlo bien.
3) Estiramos la masa entre dos hojas de papel de hornear o film con la ayuda de un rodillo y refrigeramos unos 10-20 minutos.
4) Pasado este tiempo sacamos la masa, cortamos las formas y ya podemos hornear.
También podéis dejar otros 10 minutitos las galletitas en el frigo antes de hornearlas, pero no es del todo necesario, a no ser que haga mucho calor, o al menos a mí no se me fastidiaron las formas.
5) El horneado lo hice a 180º un total de 12-15 minutos.
Las ponía tapadas en la parte baja unos 7-8 minutos, las subía, destapaba un par de minutos, volvía a tapar y completaba los 12-15 minutos.
Cuestión de hornos... ;) Dominad al vuestro, ¡yo bastante tengo con el mío!

Hace justo un añito: Hice chocolatinas y dulce de limón! :)
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

sábado, 15 de diciembre de 2012

Navidad - Vanillekipferl y Schokokipferl

Una de mis galletas favoritas de Navidad son las Vanillekipferl. Aunque este verano me traje una bolsa, a la que más bien debería llamar saco, de ellas (sí, ¡estoy exagerando un pelín!), era evidente que no iban a llegar a las Navidades.

Así que esta vez nos hemos embadurnado las manos de masa (nunca mejor dicho), y las hemos hecho en casa. Son muy fáciles y salen muy bien. La textura es genial, siempre me han parecido un eslabón no perdido entre los polvorones (y familia) y las galletas, así que ¡imaginaos cómo están!
Tengo pensado volver a prepararlas durante estas fiestas, y tal vez pruebe otra receta, para ver qué tal. Así que quizás veáis de nuevo por aquí estas medias lunas deformadas :P
Bueno, estas no, ¡unas nuevas!
Robarme fotos a mí misma sería demasiado cutre hasta para mí xD

Os dejo las dos recetas, sacadas de Backen mit Spass, en este enlace tenéis las normales, y en este otro las de chocolate.
Llevan alguna pequeña modificación, como el uso de semillas de vainilla en lugar de azúcar vainillado, y que he usado la misma proporción de avellana que de almendra, poquita cosa más ;)
También tenéis Vanillekipferl en casa de Merle (su receta es algo distinta a la mía en cantidades), y Liliana ha vuelto a hacer la versión suiza, Vanillehörnchen.

Por cierto, cuando más rica es la receta, más patética es la imagen...
Excusa oportunista: Hice las fotos a las 9 de la mañana de un nublado día, antes de irnos a casa a pasar el finde, y no podía elegir hora y luz.
Excusa real: Me hubieran salido así de monas en cualquier situación.

Y por cierto, que siendo un eslabón encontrado entre los polvorones y las galletas de Navidad; creo que hoy me vienen de perlas para tomarme esta horchata especiada que me tiene preparada el chico de los tuppers. Esto es fusión navideña :P
¡¡No pensé que realmente acabase haciéndola!!
¡¡Y creo que no le ha puesto pimientos!!

El taster también ha colaborado y nos trae otra receta de galletas, ¡¡mirad qué chulo!!
- Mira este vídeo...
- Pfff, ¿otro vídeo? Jo! Blablabla
- Ponlo, es un minuto.
- Ah, pues... Sí... 
Y luego lo vi mil veces seguidas, ¡qué petarda soy por favor! ¡¡Me encanta!! (Me encanta el vídeo, no ser petarda).

A mí me gustaron más estas de vainilla :)

Vanillekipferl
Ingredientes (para unas 25 galletas):
- 140 gramos de harina
- 25 gramos de almendra molida
- 25 gramos de avellana molida
- 35 gramos de azúcar
- Las semillas de una vaina de vainilla
- 1 yema de huevo
- 1 pizca de sal
- 100 gramos de mantequilla, fría y cortada en dados
Para cubrir...
- Azúcar glass mezclado con azúcar de vainilla.

Preparación:
1) Mezclar la harina, almendras, avellanas, azúcar, sal y la vainilla.
2) Agregar la yema y mezclar, si vemos que con la espátula o cuchara no lo hacemos bien, ¡a por las manos!
3) Añadir la mantequilla fría, cortada en trozos, y amasar rápidamente, con las manos, hasta tener una mezcla suave.
Envolvemos en film y dejamos una hora en el frigorífico.
Si primero hacemos churros con ella, será más fácil.
4) Pasado este tiempo, sacamos la masa de la nevera, si no teníamos churros, es el momento de hacerlos ahora (tendrán unos 7-8 mm de grosor).
De aquí cortaremos tiras de unos 6 cm que daremos una ligera forma de luna y colocaremos en le bandeja de hornear.
5) Horneamos a 180º durante 15 minutos (vigilar a partir de 10).
Yo las cubrí con papel de aluminio a los 12 minutos.
6) Para hacer la cobertura, mezclamos en un bol o tazón azúcar glass y de vainilla, rebozamos en él las galletas aún en caliente y pasamos a enfriar a una rejilla.

El taster se quedó con las de chocolate, ¡y eso que la chocoladicta soy yo!

Schokokipferl
Ingredientes (para unas 24 galletas):
- 50 gramos de chocolate negro
- 170 gramos de harina
- 1 cucharada de cacao en polvo
- 25 gramos de almendra molida
- 25 gramos de avellana molida
- 30 gramos de azúcar
- El interior de una vaina de vainilla
- Una pizca de sal
- 1 yema de huevo
- 100 gramos de mantequilla, fría y en dados
Para la cobertura...
- Unos 75 gramos de chocolate blanco, derretido

Preparación:
1) Fundir el chocolate y dejar enfriar.
2) Mezclar la harina, cacao, almendra, avellana, azúcar, vainilla y sal.
3) Añadir la yema, al principio con una cuchara o una espátula, cuando se haga complicado, integramos con las manos.
4) Echamos la mantequilla fría en dados, y el chocolate derretido y enfriado, y amasamos rápidamente con las manos (no queremos ni derretir la mantequilla con el chocolate, ni que éste se endurezca).
Cuando la mezcla esté suave y homogénea, hacemos un disco de 8 mm de grosor y refrigeramos durante aproximadamente 1 hora, envuelto en film.
Si primero hacemos churros con ella, será más fácil.
5) Pasado este tiempo, sacamos la masa de la nevera, si no teníamos churros, es el momento de hacerlos ahora (tendrán unos 7-8 mm de grosor).
Cortamos tiras de unos 5-6 cm que damos forma de media luna con las manos.
Colocamos en una bandeja forrada con papel y horneamos a 180º durante 15 minutos.
A los 12, lo tapé con aluminio, como había hecho anteriormente con las de vainilla.
Al sacar del horno, y una vez en frío, decoramos con chocolate blanco derretido.
Algunas las cubrí con la mezcla de azúcar glass y vainilla que había sobrado de las Vanillekipferl.
Hace justo un añito: Acompañé mi pato navideño con las patatas de Jamie :)
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice

jueves, 13 de diciembre de 2012

Navidad - Solomillo de ciervo en costra de almendras y semillas de cacao

¡¡¡Caza!!!
Esa carne peligrosa.
Te pasas un minuto y la destrozas.
Sin embargo, si sale bien, vale la pena correr el riesgo :)
Tiene que estar tierna, que no sangre, pero que vea rojita.
Ñaaaaaaam.

Hoy os traigo una receta que supongo que no solo es arriesgada por ser caza, también los son los ingredientes que la acompañan. Sin embargo, podéis confiar en mí (¿¿??), ¡¡está de cine!!
Ahora se me ocurre que tal vez con palomitas...

Esta vez sabía que quería preparar los solomillos de ciervo con alguna costra, y en lugar de sentirme atraída por las más habituales, de hierbas y especias, me sentí irremediablemente conquistada por las de frutos secos y semillas de cacao.
Y así quedó la cosa. Nos gustó mucho :)

Está basada en este ciervo con costra de almendras y cacao de Coq d'Argent (al que he quitado la capa de caramelo), pero aprovechando el uso de un puré de arándanos secos para fijar la costra, como vi en Alive.com (que usa dátiles, no arándanos). De esta no usé nada, pero queda ahí, pendiente para el futuro :P
Os recomiendo echar un vistazo a cualquiera de los tres enlaces, y añado la sugerencia de utilizar semillas de café si no encontráis las de cacao.
La salsa es de Amaretto, y me encantó, aunque salió bien poquita. Al taster le pareció demasiado dulce (pero él es un gato, ¡claro!).
El trozo pequeño de solomillo, que se soltó de la pieza entera, quedó demasiado hecho, mal por no tenerlo en cuenta y cocinarlo con el resto como si nada.

Si queréis una versión más sencilla, en el blog hay un solomillo de ciervo con salsa de arándanos y vino, si os apetece más carne con chocolate/cacao, una vez hice pollo con salsa de chocolate y naranja, y estaba para matar por él.

Solomillo de ciervo en costra de almendras y semillas cacao
Ingredientes (para 2 personas):
Para la costra...
- 1/2 taza aproximadamente de arándanos secos
- 10 ml de Amaretto o ron
- 75 ml de agua
- 30 gramos de almendras tostadas y picadas (no en polvo)
- 10 gramos de semillas de cacao, troceadas
- Sal gorda
Para cocinar el ciervo y hacer la salsa...
- 1 solomillo de ciervo (este tenía casi 400 gramos)
- Sal y pimienta
- 1 chorrito de Amaretto
- 50 ml de caldo de carne
- 5-10 gramos de mantequilla

Preparación:
Primero prepararemos los elementos de la costra...
1) Cocinamos en un cazo los arándanos secos con el licor que prefiramos y el agua, hasta que ya no quede apenas líquido.
Sacamos del fuego y dejamos enfriar un poquito.
2) Mientras enfrian los arándanos, picamos groseramente las semillas de cacao y las almendras tostadas, y luego las mezclamos en un plato hondo con un poco de sal gorda.
Reservamos.
3) Ahora, que ya estarán algo más fríos los arándanos secos, los pasamos a una picadora y trituramos bien, hasta tener un puré.
Si es necesario, añadimos algo de líquido. A mí no me hizo falta.
Cocinamos la carne...
Mientras cocinamos el solomillo, hay que precalentar el horno a 100º.
1) Calentamos bien un poco de aceite de oliva en una sartén, y cocinamos la carne a un fuego medio-alto durante unos 3-4 minutos por cada lado. Hay que tener en cuenta que la caza, como la cocinemos de más, se nos queda dura, a mí me gusta más bien poco hecha, que no sangra, pero queda tierna y está totalmente rojita por dentro.
2) Pasamos el solomillo cocinado por el puré de arándanos, lo untamos bien bien (con una cuchara o con las manos), y luego presionamos bien (esto ya es mejor con las manos) la mezcla de cacao y almendras por toda la carne, pasamos a una bandeja de hornear (en mi caso tapado con aluminio, por si las moscas...), y metemos en el horno, a 70-100º, mientras acabamos con la salsa.
3) En la misma sartén en la que cocinamos el solomillo, sin retirar el aceite y los jugos, añadimos el chorro de Amaretto y el caldo, y cuando hierve, sacamos del fuego y añadimos 5-10 gramos de mantequilla.
Si preferimos, podemos espesar esta salsa con algo de maizena (en ese caso, no sé si usaría también la mantequilla o no).
Ahora ya solo queda sacar la carne del horno y servir con esta salsita ;)

Hace justo un añito: Sangre, sudor bombones y lágrimas para hacer un par de mini-Panettones, que merecieron la pena el destrozo.
Spam de la casa: Más recetas navideñas en mi chachi-índice